27 marzo 2011

LITERATURA: CARMEN MARTÍN GAITE - FOTOGRAFÍA - MÚSICA-BLOGS


Árboles de Casadiego y Marina "participando"
en el juego del escondite, que como podéis comprobar por la fotografía se han movido y formado una barrera
--------

Carmen Martín Gaite, tiene un poema precioso que copio:

Escondite inglés

Una, dos y tres,
escondite inglés,
a esa niña de rojo
ya no la ves.

Jugaba con naranjas,
les mordía el zumo,
arrancaba tomillo,
niña de humo.

Baja a la calle,
vuelve a subir,
las estrellas la miran
no se quiere dormir.

Cuéntame un cuento,
cuéntame ciento,
dame la mano,
se la llevaba el viento
de aquel verano.

Una, dos y tres,
escondite inglés,
a esa niña de rojo
ya no la ves.

--------

(leyendo su poema)
--------
Amancio Prada, puso música y voz a este poema, que podéis encontrar en su disco 'Dulce vino de olvido', del año 1985.  Me hubiera gustado que lo escucháseis, pero no lo he encontrado en Youtube.(*)

-------- 
Subo un vídeo, que me ha parecido estupendo,
de un texto de Carmen Martín Gaite -en prosa-, que es poesía pura.
   
Cuento en 'Madres e hijas'
--------
Al ver la fotografía de Manuel Casadiego en su blog Puntos de Vista, y en el de Marina: En el umbral de la noche, y leer el texto que la acompañaba, he sentido unas ganas irresistibles de jugar al escondite o "esconderite" , pues al igual que mi paisana María Ángeles Merino, Abejita de la Vega, del blog La Arañita campeña,  también recuerdo que lo llamábamos así en Burgos.
A mi nieta le encanta; en catalán se dice: 'jugar a amagar'.
--------
Poema: ¿Quieres jugar conmigo? 
recitado por Carmen Martín Gaite
música vídeo: Tom Waits
¡PODEMOS!, ¡claro que podemos JUGAR!
¡y columpiarnos un rato!:
--------

NOTA 

(*) En febrero 2015, encuentro en YouTube
el poema 'Escondite inglés',  de Carmen Martín Gaite
música y voz de
Amancio Prada
(disco 'Dulce vino de olvido', del año 1985) 
que enlazo aquí:



10 comentarios:

Manolo dijo...

Nunca hubiera imaginado a alguna de mis fotografías acompañando a un poema de Martín Gaite. Aunque lo del escondite es cosa de Marina y ahora, también, tuyo.
Gracias Gelu

Anónimo dijo...

Buenos días, Gelu.

Recuerdo haber jugado muchas noches de verano al esconderite cuando niño. A la luz de la luna, después de cenar. Se oía el croar de los sapos costro y las voces de los insectos.

La fotografía de M. Casadiego fenomenal. Elegante, como se decía en mi pueblo.

Saludos y saluz.

pancho dijo...

Los robles llenan el paisaje de musgo y hongos que se alzan vigorosos en busca de la luz.

Estupendo todas las cosas que nos pones en la entrada. Me ha encantado el cuento leído por la autora, Carmen Martín Gaite, con la complicidad entre la madre y la hija y esta frase: "Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se asoma por la ventana".

Qué bien se adapta a tus tapices, la ausencia de prisas y la paciencia.

Es curioso que el comentarista anónimo anterior (para mí) utilice de nuevo la palabra costro que la acabo de enlazar a su significado en el DRAE. La utiliza Esquivias también.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Qué bello poema de Martín Gaite! Qué bien enhebrada la obra de tantos amigos.

Estrella Altair dijo...

Me ha gustado esta entrada.. bello poema..

besos

Gelu dijo...

Buenos días, Manolo:

Habrás visto que los árboles de tu fotografía se escondieron -tan bien- que no hubo forma de encontrarlos, hasta un día después.

Creo que a Carmen Martín Gaite le hubiera gustado mucho conversar contigo, que tus trabajos ilustrasen algunos de sus poemas,...y bailar esta canción:

Ven bailar Carmiña

Un abrazo.

Gelu dijo...

Buenos días, Señor paisano Anónimo:

En mi vida de ciudad no jugué nunca de noche al esconderite, pero durante el día era uno de nuestros juegos preferidos. Qué estupendos portales, entonces abiertos siempre, que aprovechábamos la chiquillería cuando la calle era nuestro parque de maravillosa libertad.
Le pongo una canción, que los burgaleses en Barcelona gustábamos escuchar en un lugar que habíamos descubierto y la interpretaban músicos argentinos.

Sapo de la noche

Saludos.

Gelu dijo...

Buenos días, pancho:

En Burgos se usaba esa palabra para llamar a los sapos. Era como para remarcar más su fealdad. A mí me parecían bonitos de puro feos.
Te pongo un enlace, en la voz de Amancio Prada:

Gacela del amor desesperado-Federico García Lorca

Saludos.

Gelu dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

Disculpe el retraso en la respuesta a su comentario.

Copio una cita de Carmen Martín Gaite:

"No hay nada que se pueda comparar a la palabra y a la comunicación. No hay nada comparable a poder hablar a la persona adecuada en el momento adecuado en el que la persona a quien se habla tiene ganas de escuchar, y la persona que habla desea hablar."

Añado, de mi cosecha: cuando ésto no es posible, si encontramos al frente de un blog a alguien tan interesante como en 'La acequia' y los amigos que allí se dan cita, esta comunicación puede darse, a través de la Red.

Un abrazo.

Gelu dijo...

Buenos días, Estrella Altair:

Bienvenida a mi blog.

Copio un poema de Carmen Martín Gaite, que descubrí -en abril de 2009- en el blog: 'Ni un día sin poesía':

Mi prado estaba lleno
de flores amarillas
y yo las arranqué.
Ya nada tengo.
Por el tallo cortado
sube una áspera savia
hasta mi corazón.
Se hace inmensa la tarde
y todo sabe a lo que pudo ser.
- Carmen Martín Gaite -

Un abrazo.