01 junio 2011

INFANCIA


Gelu


CARTILLA DE ESCOLARIDAD

Mi primer Colegio, a los cuatro años fue el:
 Grupo Escolar Generalísimo Franco, actualmente llamado:

Tengo en la memoria la imagen preparando el maletín de cartón con dibujos o cabás, y colocando dentro el estuche de madera -con un lapicero, sacapuntas, una goma, una caja de pinturas-, un cuaderno y una cartilla 'Rayas' tamaño octavilla.
El uniforme consistía en una bata blanca, con un cuello duro y una chalina azul con lunares blancos. El curso se iniciaba a mediados de septiembre.
La Directora, era D.ª Lorenza Bárcena Terán, y para las niñas las clases las impartían las Señoritas, que era como llamábamos a las maestras.

Iba contenta al Colegio, pronto aprendí a leer y me gustaban las canciones y las poesías.
En una actuación que hicimos las niñas de mi clase interpretamos esta canción que copio:

Niñito, ven!

Niñito, ven! puras y bellas, van las estrellas a salir;
y cuando salen las estrellas, los niños buenos a dormir.
Niñito, ven! Y cuando la blanca luna asoma,
los niños buenos a soñar.
¡Niñito, ven!. Sueña en las rosas que el viento agita en su vaivén.
Sueña en las blancas mariposas.¡Niñito, ven! ¡Niñito, ven!
(La coreografía consistía en cogernos los bordes de la bata con ambas manos y realizar unos balanceos).
----------------
Una de las primeras poesías que nos enseñaron fue esta:

En la rama del árbol el columpio.

En la rama del árbol, el columpio,
la niña se balancea
entre las flores de junio.
Pajaritos la persiguen,
Y juegan a darla impulso,
¡Upa la niña bonita,
de tirabuzones rubios.!.
Allá en la cima del árbol,
Canta el cuco:
¡Upa las niñas bonitas,
mecidas en los columpios!.

Buscando en internet, encontré que su autora era:
----------------

Las primeras parvulistas, fueron la Señorita Esperancita, la Señorita Petrita, y de labores: la Señorita Rita. Después pasaríamos a Carmen Blanco, y  a Felicidad Portillo, Carmen Domingo y Pilar Izquierdo.
No quiero olvidarme de los Señores conserjes; al principio fueron los padres de 'Tere' de quienes guardo la imagen, y luego fue ella la que ocuparía su lugar.   

Seguiremos con 'la historia' en sucesivas entradas, esperando le guste a mi tocaya y paisana, Abejita de la Vega.
-----------------------



-------------------

NOTA: Para enseñar la 'Cartilla Rayas', he enlazado con el estupendo blog: El desván de Rafael Castillejo.



  

35 comentarios:

Manolo dijo...

Estoy seguro de que esa niña de la foto fue de las más aplicadas.
Qué de buenos recuerdos.
Besos.

Merche Pallarés dijo...

Al igual que MANOLO pienso que fuiste una niña muy aplicada y diligente y no me extraña nada que te guste tanto la poesía (al igual que ABEJITA) porque ya os la enseñaron desde pequeñitas cosa que no me pasó a mi...
Ahora que estoy de vuelta en mi pueblo, poco a poco, iré viendo tus links y en uno de mis viajes a Barcelona ¡me encantaría conocerte! Puedes contactarme
por e-mail. Muchos besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

Me gusta, me encanta tu entrada.
Aquella inolvidable chalina de lunares, aquel cuello de plástico con su polea...

Aprendí a leer en la cartilla "Rayas", como tú. Tenía cabás y plumier de madera, como tú.

Mis señoritas fueron: Esperancita, Clementina, Marina, Felicidad Portillo, Carmen Llorente y Lorenza Bárcena.

A Esperancita la saludé en la calle, ya muy mayor, creo que habrá muerto. Nos enseñó lo de la creación del mundo y lo de Adán y Eva, al pie de la letra.

No tuve a Petra Lafont, la más famosa, el colegio de Tardajos lleva su nombre.

De Felicidad, inolvidable para mí, recuerdo que nos leía a Azorín y a Juan Ramón Jiménez. Leíamos y escribíamos al dictado "`Platero y yo". No se me olvida que Azorín murió aquel año y la señorita Felicidad lloraba y nos hablaba de él.

Doña Lorenza, era la única doña por ser directora y licenciada, era muy bruta pero muy buena profesora, nos preparó para examinarnos por libre en el Instituto de primero de Bachiller. Ella nos daba Lengua y Francés.

Otro día sigo con mis recuerdos, gracias por entrada.

Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Yo tengo en algún lugar mi cartilla escolar... quizá junto a mis esperanzas.

Anónimo dijo...

Buenas tardes Gelu.

Hermosa entrada. Le envidio la memoria porque, para mi, recordar es tan agotador como coger caracoles a la rebusca. No sabía lo que era el cabás, pero la palabra hipnotiza. Me ha gustado todo: el retrato de oro en paño, la cartilla, las canciones, la ilusión, la música, el tremendo desván de Rafael Castillejo....

Y esa profesora, Felicidad Portillo, de instantáneas asociaciones de ideas. También me acordé de Las Quemadas.

(Hoy más que nunca le deseo saluz)

Marina dijo...

A mi mis alumnos me llaman "Seño" y, que yo recuerde, de ninguna otra forma...es curioso ahora que lo pienso...sólo seño. Es bonito.
Yo tb tengo recuerdos de esos momentos, cuando me ponía el cuello duro, durísimo y me pillaba la carnecilla del cuello con el botón...jajaj, como dolía el pellizco.

Un besito cielo.

Gelu dijo...

Buenas noches, amigos:

Gracias por vuestros comentarios, que procuraré contestar mañana.

Mientras, quiero dejar el enlace de este vídeo, con imágenes de Charles Chaplin y su música de
Candilejas (1952) ,por si viene por aquí Rafael Castillejo, como muestra de agradecimiento por el contenido de su blog: El desván de Rafael Castillejo

Abrazos

Abejita de la Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abejita de la Vega dijo...

Sigo con los recuerdos.
En la lista demis maestras también estuvo la señorita Casilda, mira que olvidarme de ella. También me dio clase de labores la señorita Rita, lo siento: la odiaaaaaba. Como no me gustaba coser, su dedal metálico...

Mi cartilla de escolaridad anuncia mi futuro: buena nota en lectura- escritura y 3 en labores. Solterona y maestra, estaba cantado. En matemáticas, por los pelos...odiaba la geometría.

Yo no conocí a los padres de Tere como conserjes, a Tere sí. Aquellos conserjes eran los abuelos de Pilarín, una niña de mi clase, pelirroja...

Ese material escolar que se muestra en la página web, es muy conocido. Usé el parvulito, los catecismos, esos cuadernos...Los cuadernos Rubio los he usado como maestra, ahora los han modificado para los euros...

Tu foto me gusta mucho, el brillo infantil de tus ojos, esos volantes del vestidito y el pelo tan sujeto que nos obligaban a llevar. Pelo suelto, bronca al canto.Aquellas maestras mandaban mucho, no como ahora que por cualquier bobada montan un numerito los papás y mamás. Lo que tenemos que aguantar los de mi gremio.

Como ves, me encanta hablar de esto.

Besos

Gelu dijo...

Buenos días, Manolo:

Te equivocas, no fui aplicada, en el sentido que se le da a la palabra.
Pero sí tuve buenas notas y guardo muy buenos recuerdos de esa época en la cual la Chiquillada
podía jugar a la salida de la escuela en la calle.

Un abrazo.

Gelu dijo...

Buenos días, Merche Pallarés:

No sé si la poesía se enseña, creo que se siente.Tú, en muchos comentarios, a veces, dejas poesía en prosa.
Claro que nos conoceremos. ¡Faltaría más!.
Te dejo este vídeo, para que lo veas con tiempo: ...Otro ladrillo más- Pink Floid

Un abrazo.

Gelu dijo...

Abejita de la Vega:

Fíjate, no había reparado en lo del ‘Doña’ de la Directora. Es verdad.
‘La Direc’ también fue mi profesora de Lengua, Francés y Geografía en primero y segundo de Bachillerato. Los exámenes eran por libre en el Instituto.
Recuerdo que le gustaba leer y la poesía y cantaba muy bien. Nos enseñaba canciones; como esta Ya se van los pastores y una preciosa en galego, que no he encontrado, pero de la que aún recuerdo la letra.
La Srta. Felicidad fue una gran maestra.
La Srta. Pilar Izquierdo una buena persona y maestra.
Llevo anotadas las bofetadas -en la cara- recibidas. La Direc, al menos me propinó dos y la Srta. Carmen Domingo una. Todas tortas de la mejor calidad, aunque reconozco que -en mi caso- fueron merecidas.
El pelo, rebelde como yo, en la fotografía llevaba 'fijador' que lo dejaba pegajoso. Y mis ojos, ahora que lo dices, no sé si por el brillo, hacían que la directora me llamase ‘mochuelito’, que no me hacía ninguna gracia, la verdad.
Seguiremos, a mi también me gusta.

Un abrazo.

Aldabra dijo...

que recuerdos tan tiernos y entrañables y que canciones y poemas tan inocentes, los de entonces.

tenías carita de buena niña.

yo recuerdo haber tenido plumier, uniforme, y recuerdo a mi "Señorita Oliva", no sé qué habrá sido de ella... nos sentábamos en bancos separados por cursos y en los recreos recitábamos los ríos, los montes, las provincias...

¡que tiempos!

biquiños.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

‘Los papeles’ pueden quedarse olvidados en algún lugar del tiempo, hasta que quizás alguien los rescate, pero las esperanzas tienen que respirar mientras lo hagamos nosotros.
Mi primer cuaderno

Un abrazo

Gelu dijo...

Buenas noches, Señor Don Anónimo:

Sus comentarios siempre me hacen sonreír.
Sabía que a usted le iban a gustar los tesoros del desván de Rafael Castillejo.

Pongo este enlace de:
Las Quemadas que aportará más información sobre nuestras escuelas.
Y luego esta clase magistral de música, por D. Sócrates García, ’El profe’ - Cantinflas

SaluZ y Salud, con mis mejores deseos, como lo hago siempre.


P.D.: Por si pasa por aquí Miguel Vivanco, quiero decirle que la profesora de Matemáticas del Instituto -a la que se refería- era D.ª Prudencia Bárcena Terán, hermana de D.ª Lorenza.

Gelu dijo...

Buenas noches, Marina:

Había olvidado el detalle de la polea, y el inevitable y repetido pellizco al engancharla, cuando el cuello era un poco ajustado. ¡Y cómo duelen los pellizcos en el cuello!.
Te pongo un vídeo con una canción que me encantaba, como todas las de Luigi Tenco:
Cara maestra

Abrazos.

Gelu dijo...

Buenas noches, Aldabra:

Seguro que viste la película de José Luis Cuerda, ‘La lengua de las mariposas’ basada en los relatos de Manuel Rivas, y recordarás a Fernando Fernán Gómez en su papel del maestro D. Gregorio.
Te pongo un enlace de una versión de la conocida canción:
El manisero

Ah, y no te equivocas, era una niña muy, pero que muy buena.

Abrazos

Abejita de la Vega dijo...

Lo del doña y lo de las señoritas era fruto del enorme clasismo de aquellos años.

Aquellos exámenes libres en el Instituto eran muy duros para niñas de once años, pero entonces no se hablaba de traumas sino del privilegio que suponía estudiar Bachillerato. En dos días te examinaban de todo, en un ambiente extraño, con unos temibles profesores licenciados. Yo sólo lo hice una vez, en primero. Luego pasé al Instituto como alumna oficial.

La dire tenía una voz atiplada y le gustaba cantar. Yo recuerdo que cantaba "Véante mis ojos,dulce Jesús bueno,véante mis ojos, muérame yo luego..." , unos versos de Santa Teresa. Esa de los pastores, la aprendí con otra maestra, no recuerdo cual.

Felicidad fue para mí la mayor felicidad, era muy amiga de letras y poco de números, como yo.

Pilar Izquierdo no me dio clase, pero mi madre me hablaba mucho de ella. Mi madre dio clase, en el Grupo, hasta que yo nací y luego lo dejó, era interina y no ejerció más. Tenía buenos recuerdos de Pilar, como compañera.

Las tortas abundaban, a mí me dieron alguna, no demasiadas. Lo que peor me sentaba era que te las daban cuando más distraída estabas. En el lado de los chicos, hoy me lo ha recordado un compañero, pegaban mucho más y más fuerte. Los maestros estaban más politizados, cantaban el Cara al Sol y todo eso. Con las chicas, muchas flores a María y poca política, aunque cumplían con lo obligatorio en aquella época.

Recuerdos...

Un abrazo

pancho dijo...

Cómo os lo pasáis recordando la primera juventud.

En algún sitio creo que yo también tengo la cartilla de la escuela, ¿No era azul?. Lo de "derechos inalienables" es mundial, la constitución americana también dice lo mismo.

Yo recuerdo a un maestro que nos tiraba desde su mesa con una pelota. Si acertaba, tenías que llevársela y cumpliste la pena, pero si fallaba, encima te podías preparar al devolvérsela. Todos queríamos que no fallara.

Conocía el blog, incluso creo que alguna vez le he cogido alguna foto del almacén de ellas que tiene.

Un abrazo.

Gelu dijo...

Buenas noches, Abejita de la Vega:

Supuse que tu madre era maestra cuando dijiste lo de que ibas de forma invisible al Colegio, quizás la conocí.
Hay maestras que no he citado, que lo fueron de mis hermanas y primas.

Me gustaría que me prestaras la fotografía que tienes en tu entrada en la que se ve la fachada del Río Arlanzón, para seguir con los recuerdos. No he visto tu e-mail en tu blog.

...
La directora era rubia, de "cutis" (como diría Miguel Delibes), blanco y sonrosado, bajita, y algo gordita. Cantaba hasta cuando iba sola camino del colegio, siempre a paso tranquilo. Alguna vez, -si era inevitable, porque ya nos había visto- nos encontrábamos, e íbamos juntas. Si hacía buen tiempo, llevaba la gabardina o el abrigo por los hombros. Le encantaban los bombones, y era habitual que llevase uno en la boca o comiera alguno en clase.
Era muy exigente en la enseñanza, pues le gustaba ser la mejor en todo, y mantener el prestigio del Colegio que era reconocido en la Ciudad.
---
La Srta. Felicidad Portillo, no tenía una buena letra, y siempre se lo recriminaba la directora, a la vez que miraba lo escrito en el encerado.
Recuerdo su pelo moreno, con alguna cana, peinado tirante y recogido en un moño. Era soltera, calculo que tendría unos treinta y tantos. Yo la encontraba guapa. ¿Siempre me preguntaba por qué no se habrían casado las mujeres guapas que conocía?. ¿Es que los hombres no sabían apreciar lo bueno?. Y la Señorita Felicidad lo era.
---

Otro día continuará...

Te pongo un enlace, que me encanta
y que ayer me quedé con las ganas de ‘linkear’.
La lengua de las mariposas- Saxo: El gato montés

Abrazos.

Gelu dijo...

Buenas noches, pancho:

Es increíble lo que, se almacena en nuestra cabeza y tirando un poco del hilo de los recuerdos, puede llegar a salir.

Lo que he contado de ‘los cachetes’ es meramente anecdótico. Fue una etapa muy feliz, y la enseñanza inmejorable.

Cuando has dicho lo de la Cartilla azul, he pensado que sí que era así la de mi hermano. Seguramente la tendremos en Burgos, pues mi padre guardaba todas nuestras cosas.
Buscando en la red, he encontrado estas Cartillas de Escolaridad, en el Museo del niño, una web muy interesante, que me ha traído muchas imágenes a la memoria.

En cuanto a tu maestro, quizás fuese un baloncestista frustrado. Pero, ¡qué curioso, parece que quisiera ser siempre la canasta!.

Te pongo un enlace, con la versión que transformó el gran Cantinflas, para la película ‘El profe’ (que le puse ayer en el enlace al comentarista Señor Don Anónimo, mi paisano):
Shön Rosmarin – (El bello romero)- F.Kreisler

Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

Nos hacemos mayores.

Angel Utrera dijo...

Maravilloso Gelu.
TE doy mi mas sincera enorabuena, porque guardas con cariño algo tan, tan...no se como deficirlo, pero tu ya me entiendes.
Para los que ya hemos pasado del medio siglo, estos recuerdos son como la lluvia en un dia de otoño, Viento y arena, lagrimas de primavera, besos de cristal.....
Ademas lo cuentas tan natural que de autentico, y sencillo es doblemente hermoso.
Sigue contando, ..por favor.
Gracias por compartir con nosotros aquello.
Un beso.

Abejita de la Vega dijo...

Gelu: puedes usar todas las fotos que quieras, lo mismo que todos los que soléis pasar por mi blog.

Mi madre se llama como yo, la llamaban señorita Angelines y , antes que en el grupo, ejerció en Tardajos. Su apellido es Moya. En nuestro cole, dio a las "maternales", las más pequeñas. Creo que fue durante el 55-56 y el 56-57.


Describes muy bien a la dire, rubia, blanca, pequeña, albondiguilla y jamás se la vio una prenda de mucho abrigo. En invierno y en verano, llevaba unos abrigos de entretiempo siempre abiertos. Iba cantando a clase y, a veces, comiendo churros. Tranquila porque para eso era la directora. Mi madre me cuenta que , cierta vez, le dijo a una niña: oye niña, llegas tarde. La criatura contestó lo mismo que tú.

Besos

Gelu dijo...

Buenas noches, Paco Cuesta:

Afortunadamente. Y podemos contarlo.
Fíjate, si miras biografías, cuántos a nuestra edad ya no eran, y nosotros estamos.
Y como escribía Pedro Antonio de Alarcón, en su viaje de dos días a Salamanca:
“(...)¿Somos nosotros aquellos héroes...
¿Somos nosotros los mismos...
¿Somos nosotros los atrevidos...
Conque...he dicho” .

Te dejo dos enlaces:
La lengua de las mariposas
José Luis Cuerda

Saludos

Gelu dijo...

Buenas noches, Ángel Utrera:

Gracias por tus palabras, que sé siempre son sinceras, pues eres un auténtico poeta.
Para tí, el precioso poema de Curros Enríquez, musicado, en este vídeo que te enlazo:
Ahí vén o maio – Luis Emilio Batallán

Un abrazo.

Gelu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gelu dijo...

Buenas noches, Abejita de la Vega:

No recuerdo a tu madre. Seguro que es estupenda, como la mía.
Espero poder poner la fotografía del Colegio, para una próxima entrada.

Un enlace musical:
Véante mis ojos- Santa Teresa de Jesús
Y el poema:
Véante mis ojos - Santa Teresa de Jesús

Un abrazo.

Generalisimo F. dijo...

"El franquismo nunca se ha ido: se ha transformado, se ha adaptado y está muy presente en toda la sociedad española"

Si ex fiscal jefe Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo tuviera que redactar la entrada sobre Francisco Franco en el Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia tendría muy clara la definición: "Lo llamaría criminal de guerra y dictador sanguinario, como mínimo.

Gelu dijo...

Buenas noches:

Alguien que firma una sola sentencia de muerte, con frialdad, lo es.
El pequeño hombrecillo al que se refiere, no estaba solo, al igual que todos los dictadores.
Y la gente de a pie, la que pasa las privaciones en la lucha por sobrevivir con la mayor dignidad posible, matándose a trabajar, la que muere en las guerras, la que siempre es carne de cañón, la que se cree todo lo que le cuentan los poderosos, no pueden llegar a imaginar la manipulación a la que son sometidos en su ignorancia, ni lo que realmente se cuece en la olla de la política, conspiradora y peligrosa.

Pongo un enlace por si hay alguien que no sabe quién es Carlos Jiménez Villarejo

Villarejo define a Franco

Y añado que, el contenido de lo que dice en esta entrevista 4 marzo 2011, actualmente lo sabemos todos. ¿O no?. ¿Y qué hacemos?. Ahora hemos comenzado a indignarnos un poquito. Y... ¿ HASTA AHORA, QUÉ?

Villarejo tiene que conocer, mejor que nadie, al igual que el juez Garzón los entresijos de la justicia. Por mi parte, el sentido común y la mínima parte de lo que he visto, hasta ahora, ha sido capaz de desilusionarme hasta la desconfianza total, así que también me quejo y puedo decir con él:
"¡Basta ya de artimañas de leguleyos!".

Le dejo una canción:
El ruiseñor de las cumbres-1956


Saludos.

P.D.: Procuraré aprovechar la fotografía, si acierto a hacerlo.
Ah!, y ahora que hay democracia, y hay libertad, se me ocurre decirle que podía haber elegido otro nombre para encabezar su comentario.

Aldabra dijo...

sí que ví la deliciosa película que citas... y graciñs por el enlace.

bicos,

Gelu dijo...

Buenas noches, Aldabra:

Estas películas -vistas en un cine de estreno- era el mayor premio que se podía dar a un niño de entonces.

Te pongo otro vídeo, con una canción que se sabe todo el mundo:
Corre, corre, caballito

Abrazos.

Pedro dijo...

Te invito al grupo: http://www.facebook.com/groups/63675231182/

TORO SALVAJE dijo...

Perooooooooo que niña tan guapaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!

:)

Besos.

Juncal dijo...


Cuando el curso terminaba allá en mi infancia, siempre llegaba la recompensa. Camino a Burgos ya entrada en su provincia, los anuncios de " Caja de Ahorros del Círculo Católico " me revolvían la ilusión.
Sabía que al llegar a destino tendría todo un ajuar de material escolar que mes a mes se había acumulado gracias al detalle de esa entidad bancaria y al tesón de mis abuelos.
Y aunque son recuerdos que nunca se irán de mi memoria, hoy con este post, abriste directamente por la página de esa época.

Un abrazo, Gelu.