12 enero 2012

VALLE-INCLÁN - SONATA DE ESTÍO (5)

Pág. 171[...]El mensaje romántico que le daban las rosas al deshojarse...
pág. 172[...]¡Rosas de Alejandría...
[...]¡Nardos de Judea...
---------


Sonata de estío, de Valle-Inclán dirigida por el profesor Ojeda Escudero,
-------------


Pág.158[...]Llegamos al jacal. Yo ceñudo y de mal talante, me arrojé sobre la hamaca, y con grandes voces...
[...]
- ¡Oh!...¿Serías capaz de matarme si el ruso fuese un hombre?
-No...
-¿De matarlo a él?
-Tampoco.
-¿No harías nada?
-Nada.
-¿Es que me desprecias?
-Es que no eres la Marquesa de Bradomín.
[...]
Pág.159[...]Un jinete cruzó por delante de nosotros caracoleando el caballo, y me pareció que la Niña Chole palidecía al verle y se tapaba con el rebocillo.
[...]Después, cuando salíamos al rojo y polvoriento camino divisé otros jinetes apostados lejos en lo alto de una loma....
La Niña Chole, al reconocerle lanzó un grito y se arrojó a tierra, implorando perdón con los brazos abiertos:
Pág.160 -¡Vuelven a verte mis ojos!... ¡Mátame,quí me tienes! ¡Mi rey! ¡Mi rey querido!...
[...]
[...]Sin desplegar los labios alzó el látigo sobre la Niña Chole, y le cruzó el rostro. Ella todavía gimió:
-¡Mi rey!...¡Mi rey querido!...
[...]Pálido y mudo ví cómo se la llevaba: Hubiera podido rescatarla, y, sin embargo, no lo hice.
[...]La Niña Chole, por hija y por esposa, pertenecía al fiero mexicano...
[...]Mis enemigos, los que osan acusarme de todos los crímenes, no podrán acusarme de haber reñido por una mujer. Nunca como entonces he sido fiel a mi divisa: Despreciar a los demás y no amarse a sí mismo.


Pág.162[...]Cuando estuvimos cerca, los cocodrilos entraron perezosamente en el agua.
[...]En la otra orilla un cocodrilo permaneció aletargado sobre la ciénaga con las fauces abiertas, con los ojos vueltos hacia el sol, inmóvil, monstruoso, indiferente, como una divinidad antigua.
[...]El lago del Tixul parecía uno de esos jardines como sólo existen en los cuentos. Cuando yo era niño, me adormecían refiriéndome la historia de un jardín así...

Pág.163[...]Ya el tropel de centauros nadaba por el centro del Tixul, cuando un cocodrilo que en la otra orilla parecía sumido en éxtasis, entró lentamente en el agua y  desapareció...
[...]
[...]Cuando tuvo el agua a la cincha comenzó a nadar, y casi al mismo tiempo me reconocí cercado por un copo fantástico de ojos redondos, amarillentos, nebulosos que aparecían solos a flor de agua...
[...]Casi rasando la tierra pasaban bandadas de buitres...
Pág.165[...]Todo en mí clamaba por la Niña Chole. Estaba arrepentido de no haber dado muerte al incestuoso raptor
[...]
167[...]-Siéntate Brión...¿Qué tropa era ésa?
-Plateados, señor.
-¿Son amigos tuyos?
-Y buenos amigos!

 PETENERA ZAPOTECA
(Modalidad mexicana ejecutada en 6/8 y acompañada de Guitarra)
---------- 

-¿Y estos cuatreros mexicanos tienen el garbo de los andaluces?
...Les falta la gracia, que es al modo de la sal en la vianda.¡Y no son los de la Andalucía más guapos en el arreo! ¡No es el arreo!
Pág.169[...]Esta noche han matado al valedor más valedor de México.
[...]
[...]-¡Esta noche hemos perdido al hombre que más podía ayudarnos! A la sombra de aquel cedro está enterrado.
-¿Quién era?
-El capitán de los plateados que halló vuestra vuecencia...
[...]Habían secuestrado a una linda criolla, que tiene harta plata, y la dejaron desmayada en medio del camino. Yo, compadecido, la traje hasta aquí. ¡Si quiere verla vuecencia!
-¿Es linda de veras?
-Como una santa

Pág.170[...]
    ¡Mi rey!... ¡Mi rey querido!...
Sin desplegar los labios le tendí los brazos. Yo he creído siempre que  achaques de amor todo se cifra en aquella máxima divina que manda olvidar las injurias.



-------
Pág. 171[...]...Pero la Niña Chole tenía la costumbre de hablar en los trances supremos, y después de un momento suspiró:
-Tienes que perdonarme. Si hubiésemos estado siempre juntos, ahora no gozaríamos así. Tienes que perdonarme.
¡Aun cuando el pobre corazón sangraba un poco, yo la perdoné!...


Pinturas FRIDA KAHLO


Pág.172 [...]Pobre Niña Chole,después de haber pecado tanto, aún no sabía que el supremo deleite sólo se encuentra tras los abandonos crueles, en las reconciliaciones cobardes. A mí me estaba reservada la gloria de enseñárselo. Yo, que en el fondo de aquellos ojos creía ver siempre el enigma oscuro de su traición, no podía ignorar cuánto cuesta acercarse a los altares de la Venus Turbulenta. Desde entonces compadezco a los desgraciados que, engañados por una mujer, se consumen sin volver a besarla. Para ellos será eternamente un misterio la exaltación gloriosa de la carne.
------------

Si queréis visitar mi blog de cine

12 comentarios:

pancho dijo...

Excelente selección de citas con colores que nos sirven de guía para entender tu interpretación.

Tengo algún ejemplar de rosa de Alejandría, tienen una única floración, pero el aroma es también único. Son las rosas tradicionales, antes de que llegara la invasión de híbridos espectaculares de todos los colores.

De los vídeos me gusta más el de Chavela Vargas, sobre todo por descubrir su voz de joven, no siempre tuvo la voz ronca y rasgada.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

El último párrafo es demoledor y violento. Caracteriza definitivamente al personaje.

Aldabra dijo...

Dejé un enlace de tu blog, en el mío porque Myr me envió la canción de la sirena que dejaste en un comentario en su blog. Y yo enlacé su relato y tu canción (muy divertida). Espero que no te moleste.

Biquiños,

p.d.: no estoy haciendo la lectura de las Sonatas y por eso no te estoy comentando. Sorry.

Paco Cuesta dijo...

Bradomín sólo está hecho para perdonar. Él no lo necesita.

Abejita de la Vega dijo...

Ay, el mensaje romántico de las rosas al deshojarse...No, el de Bradomín no tiene nada de romántico y se ríe del romanticismo.

No eres la marquesa de Bradomín, no tienes derecho a nada, ni siquiera me puedo sentir celoso porque no eres nada. Como maltratador psicológico no tiene igual...

Buena música la que nos ofreces.

Un abrazo, buen tejido el de Gelu Penélope.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, pancho.

Cada palabra del Marqués tiene su importancia, y no se puede cambiar ni una coma. A todos nos ha conquistado Valle Inclán con sus escritos.

Ese rosal, ha dado flores hasta hace pocos días. Ya pondré alguna foto, en la que se le ve casi sin hojas, pero afrontando como un héroe, orgulloso y viejo, la llegada del invierno.

La voz nos identifica, y también cumple años. Y nos descubre, enronqueciéndose si bebemos, fumamos o lloramos. Por éso, las tres últimas cosas, mejor no practicarlas.
Buscando un vídeo con una canción para dejarte, en Youtube, he encontrado el de Rosa de Castilla –Los Folkloristas y al abrirse, he visto esta otra tan distinta de Antonio Aguilar y no me he podido resistir a enlazarlo, recordando el día de esta entrada tuya.

Un abrazo

P.D.: Por asociación de ideas: hace mucho que no veo comentarios de Antonio Aguilera. Vaya un saludo para él.
Soy consciente que me repito, pero... ¡cómo pasa el tiempo!

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Valle Inclán es un hombre de teatro, y hace actuar a sus personajes cuando escribe. Sabe como atraer al público, y provocarnos la risa y la indignación a su capricho, jugando con las palabras.
No me diga que no se ríe, y se irrita, cada vez que lee -en su contexto-, por ejemplo:

“Aún cuando el pobre corazón sangraba un poco, yo la perdoné!...”

Le dejo una canción:
tirineni tsitsiki

Un abrazo

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Aldabra:

Me encanta que te gustara la canción.
Enlacé una versión, distinta, a Senia, en mi respuesta, en la entrada que dediqué a Antón de Muros y su libro’Son galego’.

Gracias por llevarme a tu blog. Te leo siempre, aunque este año nuevo llevo el atraso de los días sin internet; tengo pendiente escribirte algún comentario, con regañina incluida para Marta en tu entrada Goodbye girl
Por cierto, las últimas de Angel Valente y Pessoa, ¡maravillosas!.

Te dejo otra Sirena ...petenera

Abrazos

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas tardes, Paco Cuesta:

Valle Inclán nos sitúa a Bradomín en "un plano superior" al de la Niña Chole, también parece ser mayor que ella, y desde luego hace que se note su educación de "hombre" y de “católico” a la usanza:

131...Los hombres como yo todo lo perdonan

158...Yo sabía que el pecado de la Niña Chole era el eterno pecado femenino y mi alma enamorada no podía menos de inclinarse a la indulgencia.

160...Yo había sido otras veces un gran pecador, pero entonces al adivinar quién era aquél hombre, sentíame arrepentido...
[...] Desengañado para siempre del amor y del mundo...

170...Sin desplegar los labios le tendí los brazos. Yo he creído siempre que en achaques de amor todo se cifra en aquella máxima divina que nos manda olvidar las injurias.

172...Pobre Niña Chole, después de haber pecado tanto...

Dejo una canción: PERDÓN

Saludos.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas tardes, Abejita de la Vega:

El Marqués de Bradomín no se fía de la Niña Chole. Quiere disimular su inseguridad, pero, vemos algunos pasajes en los que se delata:

pág.143.....Experimenté tan vivo impulso de celos y cólera ...

pág.144...y la Niña Chole vino a colgarse de mi brazo, rozándose como una gata zalamera y traidora ...
Ya cedía al deseo de consolarla, cuando apareció sobre cubierta el blondo y taciturno adolescente. La Niña Chole, un poco turbada, se enjugó las lágrimas. Creo que la expresión de mis ojos le dio espanto, porque sus manos temblaban.

pág.160...Desengañado para siempre del amor y del mundo

pág.172...Yo que en el fondo de aquellos ojos creía ver siempre el enigma oscuro de su traición.

Gracias por tus palabras.

Te dejo una canción – La bordadora.

Abrazos

Myriam dijo...

A juzgar por tus respuestas a los comentarios aquí y por la selección de frases y música, se ve que estás encantada con las Sonatas y no es para menos.

besos

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Myriam:

Sí, me está gustando mucho esta lectura. Y según avanzamos en páginas ver la diferencia de trato del Marqués de Bradomín hacia cada una de ellas.
Te dejo una canción mejicana

Abrazos.