09 febrero 2012

VALLE-INCLÁN . SONATA DE PRIMAVERA-2


Rosa del rosal lunero
Fotografía hecha el 8 de enero 2012

'Sonata de primavera'  de VALLE-INCLÁN,  
dirigida por el profesor Ojeda, del Blog La acequia

(Me he limitado -a continuación- a escoger fragmentos que me han parecido que expresaban lo que
Valle Inclán quería señalar y remarcar de los sentimientos del Marqués de Bradomín).

(pág. 48 a 70)
Pág. 48[...]-¿Xavier, tú cuándo tienes que volver a Roma?
Yo me estremecí:
-Mañana, señora.
...
Pág.49[...]-¿Cuándo toma el velo María Rosario?
-No está designado el día.
Pág.51[...]... Yo sentía esa vaga y romántica tristeza que encanta los enamoramientos juveniles, con la leyenda de los grandes y trágicos dolores que se visten a la usanza antigua. Consideraba la herida de mi corazón como aquellas que no tienen cura y pensaba que de un modo fatal decidiría de mi suerte. Con extremos verterianos soñaba superar a todos los amantes que en el mundo han sido, y por infortunados y leales pasaron a la historia, y aun asomaron más de una vez la faz lacrimosa en las cantigas del vulgo. Desgraciadamente, quedéme sin superarlos,


Pág.52[...] porque tales romanticismos nunca fueron otra cosa que un perfume derramado sobre todos mis amores de juventud. ¡Locuras gentiles y fugaces que duraban algunas horas, y que, sin duda, por eso, me han hecho suspirar y sonreír toda la vida!
Pág.53[...]Detenido en el umbral, el mayordomo saludaba con una profunda reverencia:
-¿Da su permiso mi Señora la Princesa?
-Adelante, Polonio. ¿Qué ocurre?
-Ha venido el sacristán de las Madres Carmelitas con el hábito de la Señorina.
Pág.54[...]
-¿Y ella lo sabe?

  -Probándoselo queda.
Pág.56[...]De mi mano son únicamente los judíos. Los hice de cartón. Ya conocen mi antigua manía de hacer caretas. Una manía y de las peores. Con ella di gran impulso a los Carnavales, que es la fiesta de Satanás. ¡Aquí antes nadie se vestía de máscara, pero como yo regalaba a todo el mundo mis caretas de cartón! ¡Dios me perdone! Los Carnavales de Ligura llegaron a ser famosos en Italia...
Pág.59[...] En el silencio perfumado cantaba un ruiseñor, y parecía acordar su voz con la voz de las fuentes



-Fotografía (hecha por mí) de un ruiseñor en el rosal lunero-


Pág.60[...] Lentamente volví hacia el Palacio: Mis ojos se detuvieron en una ventana iluminada, y no sé qué oscuro presentimiento hizo palpitar mi corazón. Aquella ventana alzábase apenas sobre la terraza, permanecía abierta, y el aire ondulaba la cortina. Me pareció que por el fondo de la estancia cruzaba una sombra blanca

...
. El viejo mayordomo paseaba a la luz de la luna sus ensueños de artista. Yo quedé inmóvil en el fondo del jardín. Y contemplando aquella luz el corazón latía:
-¿Qué siente ella?... ¿Qué siente ella por mi?.. ¡Pobre María Rosario! Yo la creía enamorada, y, sin embargo, mi corazón presentía no sé qué quimérica y confusa desventura.

Pág.61[...]Yo, calumniado y mal comprendido, nunca fui otra cosa que un místico galante, como San Juan de la Cruz. En lo más florido de mis años hubiera dado gustoso todas las glorias mundanas por poder escribir en mis tarjetas: El Marqués de Bradomín, Confesor de Princesas.
Pág.62[...]Yo cruzaba la terraza cuando una ráfaga violenta alzó la flameante cortina, y mis ojos mortales vieron arrodillada en el fondo de la estancia la sombra pálida de María Rosario
[...] No puedo decir lo que entonces pasó por mí. Con que primero fue un impulso ardiente, y después una sacudida fría y cruel. La audacia que se admira en los labios y en los ojos de aquel retrato que del divino César Borgia pintó el divino Rafael de Sanzio.
Pág.63[...]Salté la ventana como un ladrón, y anduve a lo largo de la terraza pegado al muro. De pronto, me pareció sentir leve rumor, como de alguno que camina recatándose. Me detuve y miré, pero en la inmensa sombra que el Palacio tendía sobre la terraza y el jardín, nada podía verse. Seguí adelante, y apenas había dado algunos pasos, cuando un aliento jadeante rozó mi cuello, y la punta de un puñal desgarró mi hombro. Me volví con fiera presteza. Un hombre corría a ocultarse en el jardín.
Pág.64[...]El bergante estaba bajo la protección de la Princesa, y acaso en aquel instante le refería la hazaña de su puñal.

Pág.65[...]Fue al entrar en la biblioteca, que por hallarse a oscuras yo había supuesto solitaria, cuando oí la voz apasionada de la Princesa Gaetani:
-¡Oh! ¡Cuánta infamia! ¡Cuánta infamia!
Desde aquel momento tuve por cierto que la noble señora lo sabía todo, y, cosa extraña, al dejar de dudar dejé de temer.
Pág.67[...]Después, meditando a solas si debía abandonar el Palacio Gaetani, resolví quedarme. Quería mostrar a la Princesa que cuando suelen otros desesperarse, yo sabía sonreír, y que donde otros son humillados, yo era triunfador. ¡El orgullo ha sido siempre mi mayor virtud!

Pág.68[...]Permanecí todo el día retirado en mi cámara. Hallábame cansado como después de una larga jornada, sentía en los párpados una aridez febril, y sentía los pensamientos enroscados y dormidos dentro de mí, como reptiles.
... 
. Ahora mi voluntad flaqueaba, sentíame vencido y sólo quería abandonar el Palacio. Hallábame combatido por tales bascas, cuando entró Musarelo:
...
Mi Capitán, un padre capuchino desea hablaros.

Pág.69[...]-Hoy, después de anochecido, salid por la cancela del jardín, y bajad rodeando la muralla. Encontraréis una casa terreña que tiene en el tejado un cráneo de buey: Llamad allí. Os abrirá una vieja, y le diréis que deseáis hablarle: Con esto sólo os hará entrar
...Veréis como inmediatamente cierra su puerta para que podáis hablar sin recelo. Vos, entonces, hacedle entender que estáis resuelto a recobrar el anillo y cuanto ha recibido con él. No olvidéis esto: El anillo y cuanto ha recibido con él.

 
Pág.59[...] En el silencio perfumado cantaba un ruiseñor, y parecía acordar su voz con la voz de las fuentes


Pág.60 [...]Yo evocaba en la memoria el rostro de María Rosario, y no cesaba de pensar:
-¿Qué siente ella?... ¿Qué siente ella por mí?...

Pág.70[...]El capuchino trazó en el aire una lenta bendición, y yo incliné la cabeza para recibirla. Cuando salió, confieso que no tuve ánimos de reír. Con estupor, casi con miedo, advertí que en mi mano faltaba un anillo que llevaba desde hacía muchos años, y solía usar como sello. No pude recordar dónde lo había perdido. Era un anillo antiguo: Tenía el escudo grabado en amatista, y había pertenecido a mi abuelo el Marqués de Bradomín.
 
Milladoiro (A bruxa)
De su disco A Galicia de Maeloc - 1979

--------...
...Confusos recuerdos de otros tiempos y otros amores se levantaron en mi memoria. Todo el pasado resurgía como una gran tristeza y un gran remordimiento. Mi juventud me parecía mar de soledad y de tormentas, siempre en noche. El alma languidecía en el recogimiento del jardín, y el mismo pensamiento volvía como el motivo de un canto lejano:
-¿Qué siente ella?... ¿Qué siente ella por mí?...

--------------------




Si queréis visitar mi blog de cine

17 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Cuánto nos ayudan estas frases a retener la esencia de las Sonatas. Ese anillo que falta...

pancho dijo...

Bien completa selección de frases que muestran la trayectoria del Marqués de Bradomín a lo largo del relato.

De entre tus frases elegidas me han gustado las referidas al canto del ruiseñor que se acompasa con el rumor de las fuentes como si le hicieran el bajo. Rosal lunero, ¡qué nombre más bonito!


Igualmente bien mostrado en qué consiste la incertidumbre de un Don Juan.

Milladoiro, les vi el pasado verano en Salamanca. Ganan con el tiempo.

Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

Auténtico tratado del ceremonial vigente en la época

Aldabra dijo...

muchísimas gracias por dejarme el otro día la preciosa canción en el blog.

bqñs,

Abejita de la Vega dijo...

Es curioso que Valle Inclán hable con desprecio de los románticos porque un modernista es, a mi modesto juicio, algo muy parecido a un romántico. La misma evasión de la realidad.

Precioso vídeo el de Werther. Y tus rosas luneras, cuántas rosas en las sonatas, qué envidia me das con tu jardín.

La de invierno no me ha atrapado todavía...aún tengo que acabar la de primavera.

Un placer visitar el telar de Penélope.

Un abrazo

pancho dijo...

No había caído que la foto de tu rosa es de hace un mes. ¡Qué diferencia de temperatura! Por aquí lo tenemos todo negro con temperaturas de siete u ocho bajo cero de noche y una sequía bastante fuerte (casi pongo pertinaz).

Un abrazo.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

En cada frase de Valle Inclán hay sensaciones; por ese motivo no se puede hacer un resumen sin perder olores, temblores, miradas... y todo es esencia.
Lo del anillo produce escalofríos.

Un abrazo

Gelu dijo...

Buenas noches, pancho:

El rosal lunero, siempre tiene alguna rosa. Ahora está casi sin hojas, y las que conserva están quemadas por el frío, pero resiste. También aquí llevamos algunos días que hiela por la noche.
No me habéis dicho –nadie- nada o algo de mi fotografía del ruiseñor enamorado de la rosa.
Fue algo mágico. Si dais el zoom lo veréis –casi en el centro- contemplándola.
En cuanto a ‘la incertidumbre’, creo que es lo que se preguntan tanto los hombres como las mujeres, cuando están enamorados. Los Don Juanes, sólo se aman a sí mismos y lo dan por sabido y ni se lo cuestionan porque no les interesa.
Valle Inclán nos presenta a un Marqués de Bradomín realmente tocado por el Amor.

Un abrazo.

Gelu dijo...

Buenas noches, Paco Cuesta:

¡Cuántas personas debían reconocerse -para su disgusto- en las caricaturas de Valle Inclán!

Abrazos

Abejita de la Vega dijo...

Ahoooora veo tu ruiseñor. Es una preciosa image; pero ten en cuenta la presbicia que a todos nos ataca a partir de los taitantos. Me lo guardo.

¿Cómo lo capturaste?

Besos

Gizela dijo...

Buenos días Gelu
No puedo comentarte sobre la lectura...no la sigo, y aun cuando las fases dan mucho..habría que leer más.
Pero sí de tus fotos
La rosa preciosa!!!
Pero la del ruiseñor que parece que le susurra a la rosa...una verdadera lindura!!
BESO

Humberto Dib dijo...

Hola, Gelu, llego más o mnos por casualidad a tu espacio, me gustó lo que subes, una mezcla de arte y didáctica.
Te sigo con tu permiso.
Un cariño.
HD

Gelu dijo...

Buenas noches, Aldabra:

Gracias a ti.

Valle Inclán, nos habla de sirenas, dondequiera que sitúe sus escritos .

Como te señalaba Firvulag, en su entrada dedicada a la ‘Sonata de otoño’ Don Juan Manuel le explica al Marqués de Bradomín, la historia de que Roldán no muere en Roncesvalles sino que es atraído por una sirena y tiene un hijo de ella "que por serlo de D. Roldán se llamó Padín, y viene a ser lo mismo que Paladín. Ahí tienes porque una sirena abraza y sostiene tu escudo en la iglesia de Lantañón."

En la ‘Sonata de estío’:
"... bajo los rayos del sol naciente, aquella ensenada de color verde esmeralda rielaba llena de gracia, como un mar divino y antiguo habitado por sirenas y tritones. ¡Cuán bellos se me aparecen todavía esos lejanos países tropicales! Quien una vez los ha visto, no los olvidará jamás."

Y en esta ‘Sonata de primavera’:

“Los tritones y las sirenas de las fuentes borboteaban su risa quimérica, y las aguas de plata corrían con juvenil murmullo por las barbas limosas de los viejos monstruos marinos que se inclinaban para besar a las sirenas, presas en sus brazos.”

Abrazos.

P.D.: Firvulag, te decía:
(Aldabra, ¿podrás encontrar esta sirena?).
Creo que sí lo lograrías hace tiempo, pero -por si acaso- te dejo un enlace: La Sirena de Sálvora .

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Abejita de la Vega:

Valle Inclán era un romántico, con un ojo especial para ver la realidad y el interior de las personas. Y sobre todo un provocador y teatrero profesional y magnífico.

Las rosas son del jardín de mi hijo. En el mío las plantas que tengo no requieren cuidados. El limonero cuatro estaciones es el único que tengo más delicado; hace dos años lo pasó mal con el frío, y tuvimos que ‘arroparlo’ durante unos días.

Descubrí la música de Messenet gracias a Pilar Miró y su película Werther
Dejo aquí, gracias a Youtube, unas escenas de la película

Abrazos

P.D.: Estás haciendo un trabajo estupendo. Si algún día llegase a publicar algo, me gustaría tener una lectora de lujo como tú.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, pancho:

- Aquí también hay una sequía preocupante. Esperemos que vengan las lluvias, que hacen buena falta.
- La temperatura, aunque nos quejamos, no es comparable en cuanto al frío.
- La foto de la rosa es del 8 de enero de este año.

- Por lo que cuenta Bradomín, en esta ‘Sonata de primavera':
“Una tradición piadosa, dice que el Santo de Asís fundó el Convento de Ligura, y que vivió allí algún tiempo. Todavía florece en el huerto, el viejo rosal que se cubría de rosas en todas las ocasiones que visitaba aquella fundación el Divino Francisco”,
se me ocurre que ese rosal también debía ser lunero.

Un abrazo.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, querida Gizela:

El tiempo no da para todo lo que quisiéramos.
Mañana me pasaré por tu casa, aunque ya he leído tu poema.
También me acercaré hasta la Cueva de nuestro amigo.
Y procuraré ponerme al día con Abejita, con pancho...

Abrazos.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Humberto Dib:

Bienvenido a mi casa.
He estado mirando las últimas entradas de tu blog, ¡cuántos amigos tienes!.
Bueno, aunque debo decirte sobre tu post, en el que hablabas del encuentro después de veinte años con Alejandra, que no estoy de acuerdo en varios puntos.

Saludos.

P.D.: Al ver la foto de tu perfil he pensado que eras el de delante de las tortugas ninja. Luego me he dado cuenta que me había equivocado.