07 marzo 2013

PÍO BAROJA (10)-LA LUCHA POR LA VIDA II- MALA HIERBA


Muchacha delante máquina de coser -1921

-------------------
MALA HIERBA (Texto completo)
dirige la lectura colectiva
de esta novela de PÍO BAROJA

-----------------
V
Paro general - Juergas - EL baile del Frontón - La iniciación del amor
Pág.63...“La hermana de Jesús aceptó con gran entusiasmo a los dos huérfanos recogidos por el cajista el día de Nochebuena, y la Salvadora y el chiquitín entraron a formar parte de la familia.”
... “La vida del cajista se había normalizado; no se emborrachaba; pero, a pesar de los cuidados de su hermana y de la Salvadora, estaba cada vez más sombrío y más tétrico.
Un día de invierno en que había cobrado el jornal, al salir de la imprenta, Jesús le preguntó a Manuel...
...
... “Charlando de estas cosas iban por la plaza del Progreso cuando pasó por delante de ellos una estudiantina tocando un alegre pasodoble.
Empezaba a nevar; hacia mucho frío.”
...
Pág. 64... “Manuel salió a la calle tambaleándose; los copos de nieve, danzando ante sus ojos, le mareaban. Llegó a la Puerta del Sol. En la esquina de la carrera de San Jerónimo vio a una muchacha que se detenía a hablar con los hombres...”
...” -¿Cuánto quieres por venir conmigo?
-¡Ay, qué guasa! ¡Si tú no tienes ni una perra!
-¿Que no?
-Vaya que no.
-Yo tengo -murmuró Manuel con jactancia- cinco duros para tirarlos,...”
... ... Tenía dieciséis años
pág.65... Mientras hablaba Manuel recordó que Jesús había dicho algo de un baile, aunque ya no recordaba dónde.
-Vamos a ese baile -dijo.
-¿A cuál? ¿Al del Frontón?
-Sí.
-¡Hale!
... -Adiós, Manolo -oyó Manuel que le decían.
Era Vidal, que bailaba con una máscara elegante, muy ceñido a ella.
-Vete a verme mañana -dijo Vidal.
-¿Adónde?
-A las siete de la noche, en el café de Lisboa.
...
...
... -¿Vamos? -preguntó Manuel a la muchacha.
-Si, vamos.
Manuel temblaba de emoción al pensar que llegaba el momento trágico. Tomaron las prendas en el guardarropa y salieron.
Seguía nevando; la luz de los globos eléctricos de la puerta del Frontón iluminaba la calle, cubierta de una capa blanca de nieve. Atravesaron Manuel y la muchacha la la Puerta del Sol de prisa, subieron por la calle del Correo y en la de la Paz se detuvieron en un portal abierto, iluminado por la claridad, entre confidencial y misteriosa, que daba un farol grande con una luz muy triste.
Empujaron una puerta de cristales, y en la escalera oscura desaparecieron...”


La primera
(En el álbum Per al meu amic 1973
......................
VI
La nieve - Otras historias de don Alonso - Las Injurias - El asilo del Sur
pág.66...En el corredor se encontró con la Salvadora.
-¿Hoy tampoco has ido a la imprenta? -le dijo.
-No.
-Bueno, pues no vuelvas más por aquí -añadió la muchacha, encolerizada-: no necesitamos golfería. Mientras estamos ahí nosotras trabajando, vosotros de juerga. Ya te digo, no vuelvas más por aquí, y si le ves a Jesús, dile esto de parte de su hermana y de la mía.
...
... «Mañana voy a la imprenta», se dijo, pero tampoco fue; se despertó muy temprano con este propósito; se levantó, se acercó a la imprenta, y al ir a entrar se le ocurrió la idea de que el amo le armaría un escándalo, y no entró. «Si no es ahí, encontraré trabajo en otra parte», pensó;
... Por la tarde volvió Manuel a acercarse a la imprenta, se asomó a ella y preguntó al maquinista por Jesús.
-Menuda bronca le ha echado el amo -le contestó.
Pág.67-¿Le ha despedido?
-No, que no. Anda, sube tú ahora. 
...Se fue a buscar a Jesús
...” Bebieron y se fueron los dos hacia el parador de Santa Casilda. Seguía nevando; Jesús, con las mejillas rojas, tosía desesperadamente.
-Te advierto que la Salvadora la chiquita, te va a armar una chillería de mil demonios -dijo Manuel-. ¡Vaya un genio que tiene!
-¿Pues qué quieren, que estemos toda la vida ahorrando? Yo me alegro de que la chiquita esté en casa, porque así la defiende a la Fea, que es más infeliz... Y a ti, ¿cuánto te queda de la quincena? -preguntó el cajista a Manuel.
-¿A mí? Ni un botón.
Con esta respuesta, Jesús sintió tal enternecimiento, que, agarrando del brazo a su amigo, le aseguró con calurosas frases que le estimaba y le quería como a un hermano.”
Pág.68... Gastaron los últimos céntimos en otra copa de aguardiente, y desde entonces perdieron ya la conciencia de sus actos.
...
pág.68...Se encuentran con Don Alonso
...
"Por la tarde comenzó a llover a torrentes; el Hombre-boa se creyó en el caso de amenizar la reunión, y comenzó a contar historias sobre historias, principiando siempre con su eterno estribillo de «Una vez en América...»"
pág.69 ..."A la mañana siguiente se despertaron ateridos de frío en un cobertizo del Mercado de Ganados que había cerca del paseo de los Pontones. Jesús tosía de una manera terrible."
.... "Manuel empeñó la capa, y por el consejo de Jesús, se abrigó el pecho con unos periódicos. Dieron diez reales en una casa de préstamos por la prenda y fueron los tres a comer a la Montaña del Príncipe Pío.
Manuel y Jesús, acompañados de don Alonso, entraron en dos imprentas a preguntar si había trabajo; pero no lo había. Por la noche volvieron a la tienda-asilo a cenar. Propuso don Alonso ir a dormir al Depósito de mendigos"
..."Vieron una casucha con la puerta abierta y entraron"
pag.70... "Una noche, el sereno de las Injurias sorprendió a los tres hombres en la casa desalquilada y los echó de allí.
Los días siguientes, Manuel y Jesús -el titiritero había desaparecido se decidieron a ir al asilo de las Delicias a pasar la noche. Ninguno de los dos se preocupaba en buscar trabajo. Llevaban ya cerca de un mes vagabundeando, y un día en un cuartel, al siguiente en un convento o en un asilo, iban viviendo."
... "La primera vez que Jesús y Manuel durmieron en el Asilo de las Delicias fue un día de marzo."
Don Pío, nos va mostrando una serie de personas -que como ellos- van desfilando por esos lugares, y las causas que les han llevado a esa situación tan deplorable.

pág.72..."a la izquierda, el campo yermo, las eras inciertas, pardas, que se alargaban hasta fundirse en las colinas onduladas del horizonte bajo el cielo húmedo y gris, en la enorme desolación de los alrededores madrileños..."
VII
La Casa Negra - Incendio - Fuga

Vuelven a encontrar a Don Alonso
Pág.73... "-Hace unas noches salí tambaleándome, muerto de necesidad, y me fui a una Casa de Socorro, porque ya no podía más. «¿Qué tiene usted?», me preguntó uno. «Hambre «Eso no es enfermedad», me dijo. Entonces me eché a pedir limosna, y ahora voy al anochecer al barrio de Salamanca; allá, a las señoras que van solas les digo que se me ha muerto un hijo, que necesito un par de reales para comprar velas. Ellas se horrorizan y me suelen dar algo. "


La salida del burgués -1889

"He encontrado también un rincón donde dormir. Está por allá, hacia el río.
... Luego fueron al rincón encontrado por don Alonso: una casa en ruinas próxima al puente de Toledo. La llamaban la Casa Negra; no quedaba de ella más que las cuatro paredes, cortadas a la altura del primer piso."
pág.74..."Un día de abril, por la madrugada, el frío era tan espantoso dentro de la Casa Negra, que hicieron en medio una hoguera."
..."Escaparon todos despavoridos"
..."Tiritando de frío siguieron andando los tres por la ronda de Toledo"
...
"Siguieron oyendo los ladridos lejanos de los perros. Hacia cada vez más frío. Pasaron por la ronda de Valencia y por la de Atocha.
Se destacó el Hospital General con su sombría mole y sus ventanas iluminadas por luces mortecinas.
Ahí siquiera no se debe de tener frío -murmuró el Hombre-boa con su tono jovial que sonaba a dolorida queja.
Comenzaba a clarear, ..."
Continuará.

 


---------------------------------------





12 comentarios:

Paco Cuesta dijo...

Magnifica selección de párrafos para incidir en el retrato social de La lucha por la vida.
Un abrazo

pancho dijo...

Serrat debió leer a Baroja antes de componer esta canción. Emocionante presentación del tema. Las ilustraciones elegidas responden a la perfección al espíritu del relato barojiano, excelentemente seleccionado en lo esencial.

Un abrazo.

Aldabra dijo...

Hopper me encanta.

No estoy haciendo la lectura pero paso igualmente a dejarte un saludo.

biquiños,.

Abejita de la Vega dijo...

La primera mujer de Manuel como la de Serrat fue una "profesional". Aunque la de Manuel lo disimula vendiendo un periódico que seguramente no gozaba de las simpatías de Baroja. La chica le cuenta toda su vida, la ensaimada está agria, desaparecen tras una misteriosa escalera. Manuel temblaba, tenía miedo. Se me quedó ese pasaje especialmente.

Atinada antología la tuya, como acostumbras. Con buenísimos enlaces, además.

El cuadro de Hopper es una buena portada, es el autor de la soledad, la Salvadora es una luchadora en soledad.

Besos, Gelu.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Frío y hambre en esta selección tuya. En efecto, Baroja sabe cómo hacernos sentir la situación de estos personajes.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Paco Cuesta:
Copiaría todo el libro.
Un abrazo

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, pancho:

Serrat posiblemente habría leído a Baroja. Pero nuestro cantautor vive en la tierra, y sabe cómo funcionaban esos asuntos de los humanos.
No dará vergüenza, pero es triste que haya que pagar por un sucedáneo
de lo que debe ser gratis y de corazón, para que sea maravilloso.

Un abrazo.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Aldabra:

A mi también me gustan las pinturas de Hopper. Mirándolas se pueden imaginar mil y una historias.
Gracias, por tu visita. Habrías disfrutado con la lectura de Baroja, pero el tiempo es el que es.

Apertas.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Abejita de la Vega:

A Manuel que tanto le costaba ganarlo no le importó gastarse todo el jornal, con alguien que de entrada le producía repelús.
En fin.
Lo de la escalera y el miedo, me recordó una película. Un día de estos haré una entrada que te dedicaré.
La Salvadora quería salir del pozo y sacar adelante a su hermanito. Luchará.
Hopper pinta la soledad, pero en color, aunque sea de noche. Las de Baroja, son todas en negro.

Abrazos.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Don Pío nos presenta un Manuel con alimento escaso y frío de sobra.
Qué tremendo tener que empeñar la capa.
¡A que situación de pobreza extrema se había llegado!
¡Cuántas personas había en su misma situación, o parecida!

Saludos.

Myriam dijo...

Aquí es patente la dura lucha por la vida....

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Myriam:

Leyendo sobre la vida de las gentes en esos años, se comprueba lo difícil que debía ser para tantas personas.
Son muchos los artistas que dejaron constancia en sus obras.

Abrazos.