21 marzo 2013

PÍO BAROJA- LA LUCHA POR LA VIDA III- AURORA ROJA

AURORA ROJA
(Texto completo)
dirige la lectura colectiva
de esta novela de PÍO BAROJA
----------
PRIMERA PARTE
I
Un barrio sepulcral - Divagaciones trascendentales - Electricidad y peluquería - Tipos raros, buenas personas
 
 
pág.10 “La casa estaba en esa plazoleta sin nombre, cruzada por la calle de  Magallanes,
(Encontramos a Manuel con Perico Rebolledo, en el taller del electricista, en una conversación de buenos amigos)
pág.12..." -Es que la Salvadora es una mujer muy rara, chico -dijo Manuel-. ¿Tú la entiendes? Pues yo tampoco. Me tiene, creo yo, algún cariño, porque soy de la casa, como al gato; pero en lo demás..."
..."-¿Y tú no tienes más que agradecimiento por ella? -No lo sé, la verdad. Yo creo que por ella sería capaz de hacer cualquier cosa; pero me impone como si fuera una hermana mayor, casi como si fuera mi madre.
Manuel calló, porque el padre del electricista, Rebolledo el jorobado, y un amigo suyo entraron en el taller."
... “Este hombre se llamaba Canuto, el señor Canuto, y vivía en una de las casas anejas al cementerio de la Patriarcal
... “Perico explicaba las cosas que tenía en estudio, entre las cuales había una que se figuraba haber ya resuelto, y que era la simplificación de los arcos voltaicos; pensaba pedir patente para explotar su invento.”
pág.14... “-¿Tú eres Juan? ¿Pero de dónde vienes? ¿De dónde has salido?
-Vengo de París, chico; pero, déjame que te vea -y Juan llevó a Manuel hasta la calle-. Sí, ahora te reconozco -le dijo, y le abrazó, echándole los brazos al cuello-; pero, ¡cómo has variado! ¡Qué distinto estás!
-Tú, en cambio, estás igual, y hace ya quince años que no nos hemos visto.
-¿Y las hermanas?
-Una vive conmigo. Anda, sube a casa.”
CAP.II
La vida de Manuel - La tertulia del Enano - El señor Canuto y su fraseología
pág.15... Manuel había llegado a encarrilarse, a reglamentar su trabajo y su vida. El primer año, la amistad de Jesús le arrastró en algunas ocasiones. Luego dejaron de vivir juntos. La Fea se casó con el Aristón, y la Ignacia, la hermana de Manuel se quedó viuda. La Ignacia no tenía medios de ganarse la vida; lo único que sabía era lamentarse, y con sus lamentaciones convenció a su hermano de que viviera con ella.
... A Manuel le halagaba que supusieran que la Salvadora era su novia, y constituía para él un motivo de orgullo verla acercarse y ponerse a su lado y notar las miradas maliciosas de las amigas.
A los dos años de estar Manuel instalado en la calle de   Magallanes, los Rebolledos alquilaron el piso bajo de la casa
... El señor Canuto era amigo íntimo de Rebolledo. El uno decía del otro:
-Es de los pocos hombres de inteligencia que hay en España.
pág.16...Luego había una pregunta que todas las noches se la hacían maliciosamente.

-¿Y de historias, qué hay, señor Canuto?

-Nada; murmuraciones, nada -replicaba él-. Cuchichí, chuchachá..., cuchichear

El bateo (El bautizo) 
Música de Federico Chueca
Libreto de Antonio Domínguez y Antonio Paso
--------
III
Los dos hermanos - Juan, charla - Recuerdos de hambre y de bohemia
pág.17... -Y, oye, ¿cómo has llegado a encontrarme?

-Por una casualidad; hablando con un escultor, compañero mío, que

se llama Alex.

-Sí, lo conozco. ¿Y cómo sabía dónde vivía yo?

-No, ése no lo sabía; ése me dirigió a un inglés que se llama Roberto, y éste sabía dónde estabas de cajista. Por cierto, me encargó que fueras a verle.
...Luego Juan habló de su vida en París, una vida de obrero, haciendo chucherías, bibelots y sortijas, mientras estudiaba en el Louvre y en el Luxemburgo, y trabajaba en su casa con entusiasmo.
Mezcló en sus recuerdos sus impresiones artísticas, y habló de Rodin y de Meunier
pág.18...Se fue Juan, y la Ignacia, la Salvadora y Manuel hicieron largos comentarios acerca de él. La Ignacia era la que más escamada estaba con la llegada; suponía si trataría de vivir a costa de ellos; la Salvadora lo encontraba simpático; Manuel no decía nada.
... -Tengo que hacer un busto de usted -dijo de pronto el escultor a la Salvadora.
-¿De mí?
-Sí, la cara solamente; no se alarme usted. Cuando tenga usted tiempo de sobra, lo empezaremos. Si lo concluyera en este mes, lo llevaría a la Exposición.
pág.19... entraron en el comedor los dos Rebolledo y el señor Canuto. Manuel los presentó a Juan, y mientras tomaban café, charlaron. Juan, a instancia del barbero, contó las novedades que había visto en París, en Bruselas y en Londres.
... Allí la sociedad no desperdicia la inteligencia de nadie; hay mucha escuela libre.
... -¿Y cómo llegó usted a París? -preguntó Perico-. En seguida que se escapó usted del seminario, ¿fue usted allá?
-No, ¡quiá! Pasé las de Caín antes.
-Cuenta, cuenta eso -dijo Manuel.
"-Pues nada. Anduve cerca de un mes de pueblo en pueblo, hasta que, en Tarazona, entré a formar parte de una compañía de cómicos de las legua, constituida por los individuos de una sola familia.
... Yo entré como apuntador, y recorrimos muchos pueblos de de Aragón y de CataluñaUna noche, en Reus, habíamos hecho La cruz del matrimonio, y al terminar la función, fuimos Maximiano y yo al Casino. Mientras él jugaba a mi lado vi a un chico que estaba haciendo un retrato, al lápiz, de un señor. Me puse yo también a hacer lo mismo en la parte de atrás de un prospecto.” 
CAP.IV
El busto de la Salvadora - Las impresiones de Kis - Malas noticias - La Violeta - No todo es triste
en la vida
pág.21... El busto de la Salvadora, hecho por Juan, fue durante un mes, el acontecimiento de la casa
 
-¿Es inglés el perro?
-Debe serlo; me lo regaló una inglesa; una jorobadita pintora, a quien conocí en el Louvre. 
 

El beso -Dibujo Rodin

... Kis se quedó en la casa, con gran satisfacción de Enrique, el hermano de la Salvadora
... Una tarde, la Salvadora y Juan hablaban de Manuel.
 
pág.22... Llegó Manuel de la imprenta.
-Hemos estado hablando de cosas antiguas -le dijo Juan-
-¿Para qué recordar lo pasado? ¿Qué has hecho hoy?
Juan descubrió el busto, Manuel encendió la luz y quedó contemplando la estatua.
-Chico -murmuró-, ya no la debes tocar. Es la Salvadora.
 
 
El bateo (El bautizo) 
Música de Federico Chueca
Libreto de Antonio Domínguez y Antonio Paso
---------------
 
... Un sábado, por la noche, Juan se empeñó en convidar al teatro a su familia. La Salvadora y la Ignacia no quisieron ir, y Manuel no manifestó tampoco muchas ganas.
... -Es que soy un hombre que no tiene energía para nada, ¿sabes?, y hago lo que hacen los demás.
-Pues hay que tener energía. 
(Manuel se encuentra con la Flora, y le informa sobre la Justa, la Aragonesa, Marcos Calatrava, el Maestro, la Coronela, ...la Violeta)
pág.23... Manuel, preocupado, no pudo prestar atención a lo que se representaba. Salieron del teatro. En la Puerta del Sol, Juan se encontró con un escultor, compañero suyo, y se enfrascó en una larga discusión artística. Manuel, harto de oír hablar de Rodin, de Meunier, de Puvis de Chavannes y de otra porción de gente, que no sabía quiénes eran, dijo que tenía que marcharse, y se despidió de su hermano

Puvis de Chavannes
Alegoría de la vida (1873) 
 Hermitage,  San Petersburgo
 
... Manuel, cabizbajo y pensativo, se fue a su casa.
En el comedorcito, a la luz de la lámpara, cosía la Ignacia, y la Salvadora cortaba unos patrones. Había allá un ambiente limpio, de pureza.
-¿Qué habéis visto? -preguntó la Salvadora.
Y Manuel contó, no lo que había visto en el teatro, sino lo que había visto en la calle...
 
 
 
-------------------

13 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

En efecto, gran parte de la obra de Baroja hay que leerla al amparo de Chueca... y por contraste.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Dejo el enlace, con el libreto de ‘El bateo’ .
La literatura de Don Pío, nos conduce a ‘la actualidad’ de un siglo atrás, y a la historia que llevó al País a esa situación.
Y mirando en perspectiva, y con los hechos posteriores ocurridos, conocernos.

Un abrazo

pancho dijo...

Tampoco hace tanto que leí Aurora Roja y es increíble lo rápido que se olvidan muchos detalles de la novela, será que los años no pasan en balde.

Es interesante la fijación que tenía Baroja con los escultores. Hay varios en la trilogía. Qué alegre son los trocitos de zarzuela que nos pones.

También es interesante lo que don Antonio dice sobre Julio Romero de Torres. Gracias por la cita y por tu interés en buscarla.

Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

La vida de Juan aparece concentrada, queda poco tiempo para su protagonismo.
Besos

PENELOPE-GELU dijo...

Buenos días, pancho:

La fraseología y el cuchichi ...del señor Canuto. Para hacer otro diccionario, como el de Lumbrales.
Llevo tiempo con las cartas de Antonio Machado. Las que aparecen en el libro que utilizo no llevan fecha. El dato del fallecimiento de Julio Romero de Torres, sábado,10 mayo 1930 nos dice la de esta carta VIII, a la que me refería. Por cierto, me dejé la frase final de lo que quería copiarte:

...“Toda esta gente nueva lo tenía olvidado ya. Su pintura, sin embargo, quedará.”

Un abrazo

PENELOPE-GELU dijo...

Buenos días, Paco Cuesta:

Juan nos gusta desde la presentación. Vemos que -ya en su escapada- aprovecha su arte. En el bar, con su dibujo al humo, para los guardias, en casa del médico, más tarde en Reus (ciudad de pintores)...
Y el busto de la Salvadora.
Don Pío debía tener muchas referencias del mundo de los pintores y escultores, que tanto atraía a su hermano Ricardo.

Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Me encanta don Canuto con su fraseología, el cuchichí cuchichá...Y le digo lo mismo que la Salvadora ¿por qué no habla usted normal? Seguro que don Pío conoció a un don Canuto.

Chueca y Baroja muestran visiones opuestas de la misma realidad.

Besos

angel luis utrera baza dijo...

Sigo pendiente de tus cosas......ya veo que no te cansas y rebosas creatividad y vitalidad.....Enhorabuena.

Ele Bergón dijo...

Sigo sin leer el libro de Aurora Roja, así que me contento con vuestras entradas.

Sigo aprendiendo con la música que vas poniendo. La de "El bateo" la había oído un montón de veces pero no me había aprendido que era de Federico Chueca. Ahora ya no se me olvidará.

Un abrazo

Luz

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Abejita de la Vega:

- La realidad era ésta .
Con arte y su genio, Chueca y Baroja la plasmaron en sus obras.

- Me encantó imaginar a Juan “hablando de cosas antiguas” contándole a la Salvadora ‘el episodio de la mariposa’ y a ella –enamorada ya de Manuel- escucharle sin pestañear.
- Seguro que las mariposas musicales guardadas en esta cajita, habrían hecho disfrutar al pequeño Enrique, a su hermana, a los Alcázar, a los amigos y vecinos,... los Rebolledo tendrían tema para hablar de su mecanismo, Roch soñaría con atrapar alguna en un descuido, y Kis observaría todo sin perder detalle.

Un abrazo.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Ángel Utrera:

Gracias por tus palabras que me llegan con acento andaluz-gallego. Estoy dedicando mucho tiempo a Don Pío, pero bien sabes que sigo toda la poesía que dejas en fotografías y textos.
Enlazo: 'Esta música como me recuerda ...'de 'Adiós a la bohemia'

Un abrazo

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Luz:

Para leer a Baroja hay que llegar a sus obras sin prejuicios. Luego, según se van pasando páginas, se va disfrutando de su mágnífica literatura y va surgiendo un aprecio especial y una gran admiración por el escritor.

Me ha hecho ilusión encontrar este vídeo -en YouTube- de la Banda del Conservatorio de Burgos interpretando ‘El bateo’ .

Abrazos

Myriam dijo...

¡¡Ese Bateo de Chueca está genial!! que bien que lo has traído aquí.

Gracias, Gelu y besos.