10 abril 2017

DOY FE (4) ANTONIO RUIZ VILAPLANA (4) EUGENI XAMMAR (1)

En la fotografía
DOY FE
Autor: Antonio Ruiz Vilaplana

1937- Éditions - Imprimerie Coopérative Étoile -Paris (Segunda edición)
1977- Epidauro Ediciones -Barcelona
EN DONO FE-Antonio Ruiz Vilaplana -Secretari Judicial de Burgos- (Un any d'actuació en l'Espanya nacionalista) (Traduït al català per Joaquim Vilà Bisa)-(Tercera edició)- Comissariat de Propaganda de la Generalitat de Catalunya- Barcelona 1937
--
Seixanta anys d'anar pel món (Eugenio Xammar) (Eugeni Xammar)
(Converses amb Josep Badia i Moret
---

MI REVISTA (1 agosto 1938- p.25) 
(Caricatura de BON)


MI REVISTA (1 septiembre 1938 - p.38)
---

DOY FE
(Edición 1937)
CAPÍTULO XX
La invasión extranjera
p.247[Antonio Ruiz Vilaplana] [...]«A los pocos días actuamos en un suceso lamentable; una niña de cinco años había sido atropellada frente al Hospital Provincial por un automóvil militar italiano.
Nos trasladamos al hospital, donde la pobre niña se moría; el padre, un modesto albañil, se deshacía en quejas a su lado .
-¡Pobre hija mía! ¡Pobre hija mía!
El cuadro era impresionante. Yo que llevaba más de un año sin ver a mi hija, separada de mí por la guerra, y que es de una edad aproximada a la que veía allí agonizante, abandoné el local emocionado.»[...]

EPÍLOGO-
pág. 253[...] «El 30 de junio de 1937 pasaba la frontera francesa; no perseguido ni disfrazado (lamento que mi anecdotario se vea privado de este heroico y espectacular final), pues yo pasé la frontera con salvoconducto en regla, saludado militarmente por la guardia civil del puente internacional, en automóvil propio y en posesión de todos mis títulos y derechos.

En 27 de noviembre de 1935 había llegado a Burgos, como secretario judicial; en 30 de junio de 1937, sin una interrupción en mi destino durante aquella etapa (mitad de República, mitad nacionalista), me marché de la zona y llegué a Francia, siendo todavía presidente decano del Ilustre Colegio de Secretarios Judiciales y secretario del Juzgado y Tribunal Industrial de Burgos, cargos que todavía, al redactar estas líneas conservo, pues públicamente no se ha decretado aún mi cese ni nombrado substituto por las autoridades nacionalistas.

Quizá esperen mi regreso, no comprendiendo que alguien pueda sacrificar su porvenir en aras de su sentir; tal vez la publicación de estas páginas desate contra mí una campaña violenta, en el estilo peculiar de aquella zona.

Nada me importa. Allí quedan mi cargo, productivo y envidiable, mi conveniencia personal, mis sueños de la carrera; aquí me espera el porvenir incierto, la preocupación económica diaria..., pero quiero volver a España, a mi verdadera España, de la que me separé contra mi voluntad, no ahora en mi paso a Francia, sino el 18 de julio de 1936, al instaurarse un movimiento delictivo...

Y quiero entrar en la verdadera España, en la España republicana, con toda mi verdad por delante, sea cual sea el resultado, presentándome ante ella y diciéndola de corazón: «aquí estoy; vengo de la otra zona; no he sido allí actuante, no he pertenecido a milicia ni partido político alguno; allí me sorprendió el movimiento militar y he continuado en mi cargo judicial, estrictamente en mi cargo, bajo el régimen aquel de fuerza, hasta que un día, convencido de lo que es aquello, lo dejé todo, mi cargo y mis ventajas, para servir a la España leal, en el puesto que se me designe. No he salido de allí perseguido ni hostilizado; he salido convencido, que es como se hallan todos los que allí se engañan y son engañados...»

Si España me acepta, con ella quiero vivir sus triunfos y sus tristezas. Y, si contra todos los dictados de la razón y de la justicia, la España republicana fuera vencida en la lucha, en mi destierro guardaré la ilusión de que, cuando mis hijos, hoy chiquillos, lean estas páginas digan:

«Nuestro padre, cuando la suerte era incierta para la España leal; cuando a raíz de la conquista de Bilbao, los nacionalistas se hallaban inflamados de fe en su triunfo, y corrían por toda aquella zona vientos de optimismo ciego, dejó allí su porvenir y su carrera para venir al campo republicano sangrante y doliente. Comenzó una nueva vida, se acabó en nuestra casa la comodidad y el lujo; conocimos las dificultades y las privaciones, pero… ¡qué bien hizo nuestro padre!».
--
A modo de comentario


Cuando se emprende la lectura de un libro, en el cual encontramos datos que nos van a hacer dedicar horas a sus páginas, descubrimos detalles -en su estudio- que moverán nuestra curiosidad y nos llevarán a otras personas interesantes y a sus obras.
Como me encuentro entre los apasionados por todo lo que tiene alguna relación con ANTONIO JOSÉ (Antonio José Martínez Palacios), siguiendo los pasos del secretario judicial Antonio Ruiz Vilaplana, llegué a Eugeni Xammar Puigventós.
Del libro, Seixanta anys d'anar pel món. Memòries d'Eugeni Xammar. (Editorial Pòrtic 1974 y 1975 y Quaderns Crema 1991, reedición de 2007), (tengo tecleadas en mi archivo -y traducidas- buena parte de las 582 páginas), considero ya debería haber edición bilingüe, catalán-castellano, por su magnífico contenido, y su aporte interesantísimo en cada uno de sus seis capítulos.
Por lo que se refiere a Antonio Ruiz Vilaplana, hemos analizado -con lupa- el capítulo IV, de estas Memòries d'Eugeni Xammar, y de todo lo relacionado con la Embajada española en París, y la génesis del DOY FE.   
Continuará
De YouTube:
https://www.youtube.com/watch?v=W1wG3sdhIQw
Romancillo infantil (Antonio José)
Deion Cho  (concertista surcoreano de guitarra)
--
MIS OTROS BLOGS:

7 comentarios:

Rosa dijo...

Buenas tardes, Gelu:
:)

Gracias por todos los datos, muy interesante.

Un beso.
Que pases una buena semana, querida Gelu.
:)

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas tardes, Rosa:
:)
Estábamos pensando la una en la otra, pues hace un momento estaba escribiendo un comentario de respuesta en tu entrada del poema de Miguel d’Ors, y en él te hablaba de las referencias que aparecen en las Memorias de Eugeni Xammar a don Eugenio d’Ors.
Ya ves, el artículo interesantísimo de Isaac Rilova, en Burgospedia, nos llevó -en un viaje en el tiempo-, a coincidir y meditar en este lunes de Semana Santa.
:)
Abrazos.

Rosa dijo...

Qué coincidencia, Gelu.
:)
Muy buena.

Muchos besos.
:)

Abejita de la Vega dijo...

Un valioso documento el libro de Ruiz Vilaplana. Una tiempo triste aquel del que hubo de dar fe.
Escucho el romancillo, lo tarareo por lo bajito. Un regalo para la vista esa foto de las Claustrillas. Y la del perro en la Plaza de Castilla.
Besos, huele a lilas y a tomillo.

RECOMENZAR dijo...

te leo me gusta siempre lo que escribes
saludos desde mi alma

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Abejita de la Vega:

A Antonio José le gustaba mucho acercarse hasta Silos. Y volvía con inspiración, música y miel.
Envió una tarjeta postal a don José Subirá, de felicitación el 19 de marzo de 1934, con el claustro del Monasterio, y de franqueo un sello de 15 céntimos con retrato de Nicolás Salmerón..
Esa fotografía con su fiel perro Bruko...
El mes de abril huele a flores.
:)
Abrazos

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, MuChA:
:)
Agradezco tus palabras.
¿Te gusta la música de mi paisano Antonio José?
Te dejo una versión de su ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫ Molinero … ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫
Como ves, parece que los jóvenes toman el relevo para interpretar sus composiciones.
:)
Abrazos