03 noviembre 2018

DÍA DE OTOÑO- DIVAGACIONES PUENTE DE LOS SANTOS

- El paseo -
autor: Robert Walser
Traducción: Carlos Fortea
Ediciones Siruela
2ª Edición 1997
(Fotografía: páginas 36-37)
--
Hace un día soleado y precioso. Esperemos remontar el ánimo decaído, en compañía de Robert Walser. Ayer preparé una entrada en mi Blog Flases, después de que Javier Funchal -el poeta de Facebook- compartiera un vídeo en su muro.
(Aquí un enlace con un PDF. en el que Siruela -generosamente-, nos permite una prelectura de 20 páginas, de EL PASEO). ¡Gracias!

Voy a transcribir unas páginas, de El paseo de Walser, que me encantan, después de su encuentro con la hermosa mujer que "había tomado por una actriz".

pp.35-36-37-38

"Lo que oí proviniente de la ventana del piso bajo fue la más encantadora, la más fresca canción popular y de ópera, que llegaba de modo totalmente gratuito a mis sorprendidos oídos, como matinal convite auditivo y mañanero concierto. Una muchacha joven, casi una colegiala y sin embargo ya esbelta y alta, estaba con claro vestido en pobre ventana suburbial, y esa muchacha cantaba al cielo azul y, sencillamente, extasiaba.
Conmovido del modo más placentero y hechizado por el inesperado canto, me detuve a un lado para no perturbar a la cantante y privarme así tanto de la condición de oyente como del goce. La canción que cantaba la pequeña parecía feliz y placentera; sus acentos eran como la propia joven e inocente alegría de vivir y de amar; volaban, como figuras angelicales con blanquísimas plumas de alegría, hacia el cielo, del que volvían a caer y parecían morir con una sonrisa. Era como morir de pena, morir quizá de extrema alegría, de un amar y vivir feliz en exceso y un no poder vivir por una idea demasiado rica y bella de la vida, como si en cierto modo el delicado pensamiento, desbordante de amor y felicidad, penetrando arrogante en la existencia, pareciera atropellarse y quebrarse sobre sí mismo. Cuando la muchacha terminó su canto tan sencillo como rico y atractivo, su melodiosa canción mozartiana o pastoril, me acerqué a ella, la saludé, le pedí permiso para felicitarla por su hermosa voz y le di mi enhorabuena por la inusualmente rica interpretación. La pequeña artista del canto, parecida a un corzo o a una especie de antílope en forma de muchacha, me miró sorprendida e inquisitiva con sus hermosos ojos pardos. Tenía un rostro muy fino y delicado y sonreía con gracia y simpatía.
-Le espera –le dije-, si sabe cuidar y educar con precaución su hermosa, joven y rica voz, lo que requiere tanto su propia comprensión como la de otros, un brillante futuro y una gran carrera; porque, dicho sea abierta y sinceramente, ¡me parece la futura gran cantante de ópera en persona! Su carácter es a todas luces despierto, usted misma es suave y dúctil, y posee, si mis sospechas no me engañan por entero, una muy determinada osadía de espíritu. El fuego y la evidente nobleza de corazón son suyos; esto lo oí enseguida en la canción que cantó tan bellamente y en verdad tan bien. Usted tiene talento, más aún: ¡usted tiene indudablemente genio!, y no le estoy diciendo nada vacuo ni incierto. Por eso, debo rogarle que preste cuidadosa atención a sus nobles dotes, que las proteja de la desfiguración, de la mutilación, del prematuro e inmediato desgaste. Por el momento sólo puedo decirle, con sinceridad, que su canto es en extremo hermoso y que esto es algo muy serio, porque significa mucho; significa ante todo que hay que invitarla a usted a cantar, aplicada, cada día un poco más. ¡Practique y cante con inteligente y hermosa mesura! Sin duda usted misma desconoce la extensión y el alcance del tesoro que posee. En su canto resuena ya un grado superior de naturaleza , una rica suma de ignorante y viva esencia y vida y una plenitud de poesía y humanidad. Uno cree poder decirle y tener que darle la seguridad de que promete convertirse en una cantante en todos los sentidos, porque uno cree que es usted una persona a la que en verdad le sale del alma cantar, y que sólo parece vivir, poder alegrarse de vivir, en cuanto empieza a cantar, llevando de tal modo toda su alegría de vivir al arte del canto que todo lo humana y personalmente importante, todo lo espiritual, todo lo comprensivo se eleva a un algo superior, a un ideal. En un hermoso canto siempre hay una experiencia, un sentimiento y una sensación por así decirlo comprimidos y apretados, una voz capaz de explotar de vida constreñida y de alma agitada, y con semejante especie de canto una mujer, si aprovecha las buenas circunstancias y llega a la escalera que forman las casualidades, puede conmover a muchos ánimos como estrella en el cielo de la música, ganar grandes riquezas, arrastrar a un público a tempestuosas y entusiastas manifestaciones de aplauso y ganarse el amor sincero y la admiración de reyes y reinas.
Seria y asombrada escuchó la muchacha las palabras que yo decía, que entre tanto decía más para mi propio placer que para ser apreciado y entendido por la pequeña, para lo que le faltaba la necesaria madurez”
https://www.youtube.com/watch?v=ZZo0klTdVGg
(Papageno : Detlef Roth - Papagena : Gaële Le Roi)
----
A modo de comentario

En estas fechas, y las conmemoraciones de los días uno y dos de Noviembre se amontonan demasiados recuerdos.

Hoy estoy pesimista. Estamos en 2018. Siglo XXI. Casi todos sabemos leer, y tenemos información Debía ser suficiente, para -gracias al progreso-, no seguir en el atraso. Y, sin embargo, a mí me parece que hemos caído en la vulgaridad y en la ignorancia generalizada.

Aquí, por ejemplo, hace unos días, los medios, nos presentaban la solución a nuestros problemas, personalizada en las improvisadas y espontáneas palabras de una niña de trece años, recién cumplidos. Pero...será en un futuro. Tendremos que esperar para que se nos resuelva la situación actual.

Seguimos comulgando con ruedas de molino, y consintiendo que nos manden los que encumbramos sin analizar curriculums, y los que durante generaciones se perpetúan en sus inmerecidos privilegios 

En fin.
--
Confío en tener acabado mi libro dedicado a Antonio José, para el día 12 de diciembre. Si no es así, en esa fecha publicaré un pequeño resumen, como avanzadilla.
Advierto que será un libro molesto. Y no lo suficiente como me hubiera gustado, pues aunque mi propio final auto elegido será en la hoguera, no quiero que sean otros quienes -de algún modo- me den ese destino mientras aún respire.
Personalmente he insistido, aunque no debía haber sido yo, sino desde la Universidad e Instituciones, en pedir la digitalización y la publicación en la Red de los periódicos burgaleses. Debían de estar ya, para el estudio, en internet: El Castellano, Burgos Gráfico, ... como se encuentran otros en la hemeroteca de la Biblioteca Nacional, sin candados. Todo esto me ha retrasado mucho.
--------------

MIS OTROS BLOGS:






   

8 comentarios:

Sor Austringiliana dijo...

Un libro modesto nunca es molesto. Enhorabuena. Besos Gelu.

Gelu dijo...

Buenas tardes, querida amiga:

Habrá muchas preguntas, de las que no he llegado a encontrar respuesta. Quedarán en el aire. Será suficiente.

Besos y abrazos.

Paco Cuesta dijo...

Son días entre folclóricos sentimentales y (para muchos) lúdicos.

Gizela dijo...

Me quedaré con lo mejor ¡Un libro!Controlarè mi verde envidia y de corazón mil felicitaciones! Qué orgullo tan lindo Besosssss ... y gracias

Gelu dijo...

Buenas noches, Paco Cuesta:

¡Cómo cambian las costumbres con el tiempo!

Me di un paseo por tus entradas, ¡nueve años ya de tu Blog!

Abrazos

Gelu dijo...

Buenas noches, querida Gizela:

Transcribo de 'El paseo':
p.52
"El señor director o señor tasador dijo:
-¡Pero siempre se le ve paseando!
-Pasear -respondí yo- me es imprescindible, para animarme y para mantener el contacto con el mundo vivo"...
:)
Besos y abrazos

pancho dijo...

Ya hemos leído mucho aquí de Antonio José, puliéndo, ordenando y ampliando supongo que tienes material suficiente para completar un libro, además sabes mucho del músico como ya nos has demostrado. Pero es mucho trabajo y muchas horas de investigación lo que conlleva. Sólo para confirmar un dato te puedes tirar días completos leyendo archivos y sin ninguna garantía de encontrarlo de forma concluyente.
El próximo libro de la Acequia trata de eso, el autor hace novela de una investigación sobre un estafador. También de los años años anteriores a la guerra y de la posguerra.
Suerte y que lo concluyas con éxito.
Un abrazo.

Gelu dijo...

Buenas noches, pancho:

Encontrar a Rosa fue un acontecimiento. En sus Blogs tiene unos trabajos bellos y magníficos.
De aprovechados y estafadores hay ejemplos en todos los campos. Esperaremos la lectura del profesor Ojeda.
Gracias por tus palabras. Sí, tengo material para completar más de un libro con lo recogido en tantos años, y tantas horas dedicadas a Antonio José.

Abrazos.