16 diciembre 2015

LOS PAZOS DE ULLOA (2) EMILIA PARDO BAZÁN

--






V
..."el guía de Julián era Primitivo."
 [Primitivo]..."estudiaba su rostro, sin duda para averiguar el lado vulnerable de aquel presbítero, sobrio, desinteresado, que apartaba los ojos de las jornaleras garridas. Tal vez la filosofía de Primitivo era que no hay hombre sin vicio, y no había de ser Julián la excepción."
... "Aumentábase su compasión hacia Perucho"
..."En aquel tiempo frío, la cocina se convertía en tertulia, casi exclusivamente compuesta de mujeres"
... "la fantasía de un artista podía evocar los cuadros de tentaciones de San Antonio" 

...
..."mientras Julián leía tranquilamente la Guía de Pecadores, sintió entrar a Sabel y notó, sin levantar la cabeza, que algo arreglaba en el cuarto"
..."¡Largo inmediatamente!"
..."Su obligación de sacerdote era enseñar, corregir, perdonar, no pisotear a la gente como a los bichos del archivo"
..."De todos modos, era triste cosa tener que vivir con aquella mala hembra, no más púdica que las vacas [...] ¡Qué mujeres! ¡Qué mujeres se encuentran por el mundo!"
..."Julián no podía dudar que estorbaba en los Pazos: ¿por qué? A veces meditaba en ello interrumpiendo la lectura de Fray Luis de Granada y de los seis libros de San Juan Crisóstomo sobre el sacerdocio"
"De los párrocos de las inmediaciones, con ninguno había hecho Julián tan buenas migas como con don Eugenio, el de Naya [...] cuando don Eugenio le invitó con alegre cordialidad a pasar en Naya el día del patrón, aceptó de buen grado, comprometiéndose a no faltarle."
..."no tardó mucho en llegar al cerro que domina el caserío de Naya, tan oportunamente que vino a caer en medio del baile que, al son de la gaita, bombo y tamboril"
..."Julián pasaba la revista con especial devoción, puesto que el patrón de Naya era el suyo mismo, el bienaventurado San Julián, que allí estaba en el altar mayor con su carita inocentona"


(imagen obtenida del blog de alf)
                                                                       San Julián
                                                         (imagen obtenida del blog de alf)

[don Eugenio, el de Naya]...-Es que yo siempre lo tuve a usted por un bienaventurado, como nuestro patrón San Julián..., pero esto pasa de castaño oscuro... ¡Vivir en los Pazos y no saber lo que ocurre en ellos! ¿O es que quiere hacerse el bobo?
-A fe, no sospechaba nada, nada, nada. ¿Usted piensa que iba a quedarme allí ni dos días, caso de averiguarlo antes?"
[don Eugenio]..."¿Usted se ha fijado en el gaitero que tocó hoy en la misa?
-¿Un buen mozo, con patillas?
-Cabal. Le llaman el Gallo de mote. Pues dicen si la acompaña o no por los caminos... ¡Historias!"
----



[el capellán]  "llegó velozmente a la cocina. En el umbral se quedó paralizado [...] Sabel, tendida en el suelo, aullaba desesperadamente; don Pedro, loco de furor, la brumaba a culatazos; en una esquina, Perucho, con los puños metidos en los ojos, sollozaba. Sin reparar lo que hacía, arrojóse Julián hacia el grupo, llamando al marqués con grandes voces:
-¡Señor don Pedro..., señor don Pedro!"
..."un nuevo personaje entró en escena. Era Primitivo"
..."Guardó silencio el capellán, sin saber qué responder a la inesperada revelación de celos feroces."
[don Pedro]..."¿Soy estúpido acaso para no ver que esa desvergonzada huye de mí, y cada día tengo que cazarla como a una liebre? ¡Sólo está contenta entre los demás labriegos, con la hechicera que le trae y lleva chismes y recados a los mozos! A mí me detesta. A la hora menos pensada me envenenará."
[don Julián]..."-Señor, yo no le digo que deje esto...[...] y como dijo quien lo entendía, es mejor casarse que abrasarse en concupiscencia, señor don Pedro. ¿Por qué no se casa, señorito? -exclamó, juntando las manos-. ¡Hay tantas señoritas buenas y honradas!"
don Pedro [...]"¿Piensa usted que no sueño todas las noches con un chiquillo que se me parezca, que no sea hijo de una bribona, que continúe el nombre de la casa..., que herede esto cuando yo me muera... y que se llame Pedro Moscoso, como yo?"
...
..."¿Quién había de conocer a don Pedro, tan metamorfoseado como venía?" 
[don Pedro]...."-Ea, despachar, que corre prisa... Tiene usted que acompañarme a Santiago y necesitamos llegar a Cebre antes de mediodía."
[don Julián]..."-¿De veras viene usted? ¡Mismo parece cosa de milagro! Yo estuve hoy arreglando la maleta. ¡Bendito sea Dios!  [...]En aquel punto asomó por la puerta un rostro que a Julián se le antojó siniestro, y acaso pensó otro tanto el marqués"

Lira y Cupidos. Fresco romano de Herculano.

[don Pedro]..."-Pilla ahora mismo mi saco y la maleta de don Julián... Volando... Nos vamos a pie hasta Cebre... Andando bien, tenemos tiempo de coger el coche."
[don Julián] "-¡Sabel! -gritó-. ¡Sabel! ¿Dónde está el niño, mujer? Le quería dar un beso.
Sabel salió y volvió con el chiquillo agarrado a sus sayas. Le había encontrado escondido en el pesebre de las vacas, su rincón favorito, y el diablillo traía los rizos entretejidos con hierba y flores silvestres. Estaba precioso. Hasta la venda de la descalabradura le asemejaba al Amor."
..."Primitivo salió del soto, blandiendo su vieja escopeta certera, remendada con cordeles."
[don Pedro]..."mientras para sí discurría: «No era bala, eran postas... Le quería meter grajea de plomo en el cuerpo... ¡Claro, con bala era más escandaloso, más alarmante para la justicia. Es zorro fino!»."
"¡Está aquí el primo Perucho! El piso retembló bajo unos pasos elefantinos... Apareció el señor de la Lage, llenando con su volumen la antesala, y don Pedro abrazó a su tío, que le llevó casi en volandas al salón. Julián, que por no malograr la sorpresa de la aparición del primo se había quedado oculto detrás de la puerta, salía riendo del escondite, muy embromado por las señoritas, que afirmaban que estaba gordísimo, y se escurría por el corredor, en busca de su madre."
..."Magnífico ejemplar de una raza apta para la vida guerrera y montés de las épocas feudales, se consumía miserablemente en el vil ocio de los pueblos, donde el que nada produce, nada enseña, ni nada aprende, de nada sirve y nada hace. ¡Oh dolor! Aquel castizo Pardo de la Lage, naciendo en el siglo XV, hubiera dado en qué entender a los arqueólogos e historiadores del XIX."
... "don Manuel, que se desdeñaría de tender redes a un ricachón plebeyo, se propuso inmediatamente hacer cuanto estuviese en su mano para que su sobrino pasase a yerno, como el Sandoval de la zarzuela."

Los diamantes de la corona
Francisco Asenjo Barbieri sobre libreto de Francisco Camprodón )

..."Hállabase don Pedro en sus glorias"
..."Pasaron al salón después de la comida, para la cual las muchachas se habían emperejilado." 
..."Agotado todo lo que en el salón había que enseñar al primo, le mostraron la casa desde el desván hasta la leñera: un caserón antiguo, espacioso y destartalado, como aún quedan muchos en la monumental Compostela,"
..."¡Señor! ¡Si no has visto nada![...]Y no faltar al paseo... Hay chicas muy guapas.
-De eso ya me he enterado, sin molestarme en ir a la Alameda -contestó el primo echando a Rita una miradaza que ella resistió con intrepidez notoria, y pagó sin esquivez alguna."
X
..."Es cierto que Santiago poseía dos o tres edificios espaciosos, la Catedral, el Consistorio, San Martín... Pero en ellos existían cosas muy sin razón ponderadas, en concepto del marqués: por ejemplo, la Gloria de la Catedral."
..."todas las tardes había lucido paseo bajo los árboles de la Alameda. Carmen y Nucha solían ir delante, y las seguían Rita y Manolita, acompañadas por su primo"
..."Dormían en habitaciones contiguas Julián y el marqués, pues Julián, desde su ordenación, había ascendido de categoría en la casa, y mientras la madre continuaba desempeñando las funciones de ama de llaves y dueña"
..."con las señoritas... buenos días y buenas noches, cuando las encontraba en los pasillos. Luego ya fui al Seminario"
..."Meditó Julián antes de responder. -Si usted se empeña en que le descubra cuánto uno tiene en el corazón... francamente, aunque las señoritas son cada una de por sí muy simpáticas, yo, puesto a escoger, no lo niego..., me quedaría con la señorita Marcelina.
-¡Hombre! Es algo bizca... y flaca... Sólo tiene buen pelo y buen genio."
..."Entendía don Pedro el honor conyugal a la manera calderoniana, española neta, indulgentísima para el esposo e implacable para la esposa"
..."No restaba más esperanza a las primitas que la herencia de una tía soltera, doña Marcelina, madrina de Nucha "
[...]"Estremecióse de placer don Manuel Pardo viendo al sobrino entrar en su despacho una mañana [...] don Manuel abrió los oídos para mejor recibir el rocío de las palabras de su sobrino... Lo que recibió fue un escopetazo.
..."Comenzó don Manuel a poner mil objeciones, callándose algunas que no eran para dichas."
[...]"acabó por declarar que a las demás chicas les daría algo al contraer matrimonio, pero que a Nucha... como esperaba heredar lo de su tía... Los tiempos estaban malos, abofé... Luego, encarándose con el marqués, le interrogó:
-¿Y qué dice esa mosquita muerta de Nucha, vamos a ver?"
..."¡Oh y qué marejada hubo en casa de la Lage por espacio de una quincena!"
..."Casáronse al anochecer, en una parroquia solitaria. Vestía la novia de rico gro negro"

----

A modo de comentario

He escogido algunos fragmentos del texto.
Llama la atención la psicología de Doña Emilia, para entrar en los personajes, y construir el  estupendo relato. Es un documento de costumbres de la época, descripción de paisaje y lugares.
El marqués, es un hombre que despreocupado de todo, vive para sus aficiones de la caza y del campo. No echa en falta otra vida, hasta que don Julián, le hace reflexionar con sus palabras.
 Primitivo, su "mayordomo", padre de Sabel, es el que mueve los hilos en la casa y en las gentes que tan bien se nos retratan al desfilar por estas páginas.
En la visita a Santiago, encontramos bien reflejado el modo cómo se preparaban los matrimonios para asegurarse los bienes de las familias, diferenciándose poco de las épocas feudales.  

MIS OTROS BLOGS:


8 comentarios:

María del Carmen Ugarte García dijo...

Por la casa de los Lage hay que pasar varias veces.

¡Me encantan estas relecturas!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Muy bien visto! En efecto, una de las cosas que más llama la atención en la Pardo Bazán es su análisis psicológico de los personajes. Magníficos. Y qué oportunas las ilustraciones.

Amapola Azzul dijo...

Es trasladarse a otra época. Besos.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, María del Carmen Ugarte:

Desde luego, volveremos a Santiago. Y nos asomaremos a esa galería, en la que pasaban las horas las cuatro hermanas, si bien tu homónima era la que tenía "más interés".

Un abrazo

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Doña Emilia, como hace un buen pintor en los retratos, no sólo consigue reflejar el exterior de los personajes, sino que nos muestra los pensamientos.

Un abrazo

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Amapola Azzul:

Lo cierto es que, leyendo este libro, pensaba lo duro que era viajar en esos años, las complicaciones de las vestimentas femeninas, los trabajos de la casa, las comidas...lo poco considerada que estaba la mujer.

Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Esa cocina es una pesadilla para el pudoroso cura. Una enorme chimenea, un enorme fuego que genera luces y sombras, una vieja con aspecto de bruja que desaparece al llegar el marqués, un mantel sucio, liebres ensangrentadas, platos de peltre con cubiertos de plata, el pote con el hirviente caldo gallego, las mejores tajadas para los perros, las bromas subidas de tono de los borrachos, risotadas, Sabel provocadora, un niño emborrachado, bromas de cazadores, pecado eso es pecado...Muerto de cansancio, el cura todavía se reza cincuenta avemarías, media corona, antes de meterse en las sábanas. Al final, piensa que lo suyo son sólo los papeles y la capilla...quién es él para juzgar al marqués. A dormir, que mañana será otro día.

Tienes razón, qué complicada era la vida de las mujeres, qué poco considerada, qué duro el trabajo de casa.

Vivimos el mundo de los pazos y el de la casa de los Lage,mundos contrapuestos.

Ya veo que encontraste dos San Julián con palomita. Yo también di con uno, después de indagar que en gallego es San Xiao.

Un abrazo, Gelu. Hoy he estado en el colegio Río Arlanzón, voto allí, y me acordé de ti. Las escaleras, qué pequeñitas son en realidad, qué grandes nos parecían.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Abejita de la Vega:

La descripción de esa cocina me recordó ‘Cumbres borrascosas’.
Desde luego el San Julián de la ilustración de tu entrada es el que –con tanta gracia- nos retrata Doña Emilia:
…”Julián pasaba la revista con especial devoción, puesto que el patrón de Naya era el suyo mismo, el bienaventurado San Julián, que allí estaba en el altar mayor con su carita inocentona, su estática sonrisilla, su chupa y calzón corto, su paloma blanca en la diestra, y la siniestra delicadamente apoyada en la chorrera de la camisola"
…"el santo tan currutaco y lindo, muy risueño en sus andas, con una pierna casi en el aire para empezar un minueto y la cándida palomita pronta a abrir las alas, todo era alegre, terrenal, nada inspiraba la augusta melancolía que suele imperar en las ceremonias religiosas."
Lo de la diestra y la siniestra, debía ser como lo apreciaba el visitante, colocado frente a San Xiao, en su lugar de la iglesia.

Abrazos
P.D.: Ay, los caminos de la escuela.